Dura imagen la del pasado domingo en el gran partido de la liga holandesa, que disputaron en Amsterdan el Ajax y el Feyenoord.

El partido, que tenía un protagonista especial, el portero Kenneth Vermeer, ahora en las filas del Feyenoord pero que jugó durante seis años con el conjunto local, se jugó tanto en el césped como en la grada.

Quizá por ello, los aficionados del Ajax decidieron 'ahorcarle', en una imagen que ya ha dado la vuelta al mundo. Un aficionado sacó un muñeco con su camiseta de Vermeer y lo dejó colgando de la grada como si lo estuviera ahorcando.

Tras el partido, el meta habló para los medios: "Lo he visto todo. No tengo palabras".