Tour de Francia
Un espectador, a punto de tirar a Chris Froome en la subida a Alpe d'Huez. RTVE

La cercanía de los aficionados a los ciclistas puede provocar situaciones de riesgo, sobre todo en las etapas de montaña, como ha ocurrido este jueves durante el ascenso del Tour de Francia a Alpe d'Huez.

Un aficionado ha estado a punto de tirar al suelo al cuatro veces ganador del Tour, Chris Froome, cuando el británico se encontraba en pleno ascenso al mítico puerto de los Alpes, final de la duodécima etapa que ha ganado Geraint Thomas.

Afortunadamente, el empujón de ese aficionado, que ha sido grabado por las cámaras de televisión, no ha provocado la caída del corredor británico, que ha logrado mantener el equilibrio y continuar con el ascenso.

Menos fortuna ha tenido el italiano Vincenzo Nibali, que sí ha terminado en el suelo en Alpe d'Huez por culpa de una moto de la organización.

El italiano, visiblemente dolorido, ha podido volver a subirse a la bicicleta y ha completado la etapa sin perder demasiado tiempo, aunque por la noche ha sido trasladado a una clínica donde le han detectado una vértebra rota y ha tenido que abandonar.