Tal y como viene siendo habitual durante los últimos cinco años, en los que el Barça siempre ha llegado a la final copera, sus aficionados pitaron el himno nacional, que se escuchó por espacio de 50 segundos mientras el rey Felipe VI presidía el palco de autoridades.

Esta pitada empañó los prolegómenos del partido, en los que había actuado el almeriense David Bisbal. Llegado a la fama tras participar en la primera edición del programa 'Operación Triunfo', Bisbal cantó en el Villamarín tres de los temas más conocidos de su repertorio.