La Copa del Rey.
El trofeo de la Copa del Rey lucía en los prolegómenos del encuentro. EFE

La final de la Copa del Rey, como todos los años, sigue suponiendo un quebradero de cabeza para el fútbol español. Pese a que la RFEF había anunciado tras su Asamblea que iba a ser el 25 de mayo, dicha fecha estaba supeditada a un acuerdo con LaLiga que, de momento, no se ha producido. Y eso que ha tenido que mediar el Consejo Superior de Deportes.

En una reunión en la sede del organismo que preside María José Rienda, Javier Tebas por parte de LaLiga y Andreu Camps, secretario general de la RFEF (Luis Rubiales no pudo asistir, informaron), no llegaron a un consenso por el cual cuadrar una fecha que viniera bien a todas las partes.

Rubiales quiere que la final de Copa, su torneo, sea el colofón de la temporada. Tebas se niega, no sólo porque quiere que sea LaLiga la que ponga el broche a la campaña, sino también por intereses televisivos. La fecha del 25 de mayo no es aceptada por la patronal, y por segundo año consecutivo, ha tenido que ser el arbitraje del CSD el que decida.

El 31 de julio a las 20:00h es la fecha y hora límites. Si no se ha llegado a un acuerdo, en ese momento será el Consejo el que decida cuándo se celebra. El año pasado se decantaron por la fecha que proponía la Federación, pero en este momento hay otros presidentes, tanto en la RFEF como en el CSD, aunque el talante de Rienda tanto con Rubiales como con Tebas es igual de fluido.