Robert Kubica y Charles Leclerc se estrellan en la misma curva durante la clasificación del GP de Azerbaiyán

Robert Kubica en el circuito de Azerbaiyán.
Robert Kubica en el circuito de Azerbaiyán.
EFE

La clasificación del GP de Azerbaiyán se vio interrumpida dos veces por dos accidentes muy similares. Justo al final de la Q1, la primera bandera roja la produjo un fuerte golpe de Robert Kubica. El polaco destrozó su Williams al estrellarlo contra una de las esquinas de la chicane de la curva 8, la zona más estrecha del trazado de Bakú justo al lado de la muralla del siglo XII.

Kubica perdió el control de su coche al encarar la primera esquina de la chicane, rompió la suspensión y no pudo evitar golpear con dureza contra las protecciones de la curva de enfrente.

El golpe destrozó las protecciones, por lo que el arranque de la Q2 se retrasó durante más de un cuarto de hora hasta que se repararon y se retiró el monoplaza. La manera de arreglar el muro fue de todo menos técnico: a patadas.

Es el segundo accidente serio que sufre la escudería Williams este fin de semana, tras el que tuvo George Russell durante los primeros entrenamientos libres del viernes cuando saltó una tapa de alcantarilla que le destrozó el fondo plano. Al verse obligado a usar el chasis de repuesto con el coche de Russell, el equipo Williams puede tener problemas para que Kubica tome la salida de este domingo en carrera.

Leclerc destroza sus opciones

Después de media hora de retraso, la Q2 arrancó con gran igualdad para pasar a la Q3. Sin embargo, uno de ellos destrozó sus opciones de pelear por el primer puesto exactamente en la misma zona de Kubica.

Charles Leclerc se estrelló contra el recién reparado muro, aunque en su caso no se dio contra el lado izquierdo. Fue un error pleno y absoluto propio, algo que dejó entrever por radio con una elocuente queja: "soy estúpido". El de Ferrari partía con serias opciones de pelear por la pole, pero saldrá 11º.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento