El fracaso de la NBA, un triple para la ACB: más estrellas, más difusión y más ingresos

  • La llegada a España de estrellas de la altura de Pau Gasol, Marc o Nowitzki pueden ser el empujón definitivo del campeonato a nivel nacional e internacional.
  • La Liga quiere renegociar los contratos televisivos, que poseen actualmente Teledeporte y FORTA hasta final de la presente temporada, y de patrocinio.
  • Los ingresos por patrocinadores han caído un 60% en poco tiempo.
El pivot español Pau Gasol (i) intenta encestar ante Dirk Nowitzki.
El pivot español Pau Gasol (i) intenta encestar ante Dirk Nowitzki.
EFE

Nowitzki, Pau y Marc Gasol, Kobe, Howard... Las grandes estrellas del baloncesto mundial siguen deshojando la margarita, pacientes, ante una más que probable suspensión de la temporada NBA. El plazo límite para desatascar el 'lock-out' es el 6 de enero de 2012, es decir, quedan 50 días. Mientras, la ACB prepara la cama y el cepillo.

Ya es seguro que no habrá competición hasta el 15 de diciembre. El sindicato de jugadores de la NBA, disuelto como señal de órdago contra las franquicias en la negociación del nuevo convenio colectivo, dirigió el conflicto hacia los tribunales: varios jugadores han demandado a la Liga americana por antimonopolio, y piden 7.000 millones de dólares por daños y perjuicios (si se suspende la competición, las pérdidas económicas serían de 2.300 millones).

La brecha es tan grande que el goteo de jugadores a Europa se empieza a automatizar. En España, a los Rudy Fernández, Serge Ibaka (Real Madrid), Seraphine, Reggie Williams y Dorsey (Caja Laboral), Kyle Singler (Lucentum Alicante) y Pooh Jeter (Joventut), se sumó este miércoles un viejo conocido: Thiago Splitter, procedente de San Antonio Spurs (Valencia Basket). Solo volverán a EE UU si arranca la NBA.

Los rumores señalan a los Gasol —entrenan con el Barcelona Regal— como refuerzo de oro barcelonista y un posible desembarco del último MVP de los playoffs, Dirk Nowitzki, en el Real Madrid. Fuera, Kobe Bryant se dejó querer por la Virtus de Bolonia y Tony Parker, Farmar, Deron Williams o Kirilenko ya brillan con el Villeurbanne, Maccabi, Besiktas y el CSKA, respectivamente.

Sentadas las bases, la oportunidad puede ser de oro para la Liga ACB. La intención primordial de la asociación es la renovación de los contratos televisivos, cuyos derechos televisivos están en manos de Teledeporte y FORTA hasta final de temporada, así como renovación de los contratos con las empresas de patrocinio, que cumplen contrato en una situación muy delicada, a consecuencia de la crisis internacional. "Estamos en una complicada coyuntura en el terreno del patrocinio deportivo, ya que se ha rebajado un 60% en poco tiempo", indicaba este jueves el director general de la asociación de clubes, Albert Agustí.

Las audiencias siguen siendo la asignatura pendiente en España. Desde que arrancara la temporada y se produjera la primera oleada de jugadores NBA en las canchas, las cifras de espectadores siguen siendo discretas, en torno a los 350.000 telespectadores de media en fin de semana (el share ronda el 2'5% de media), aunque en ocasiones puntuales ha registrado picos por encima del millón. Unos datos algo superiores a los de la temporada pasada, en parte gracias a la retransmisión del partido en domingo y no en sábado —evitar coincidencia con otros eventos deportivos—, que podrían dispararse si finalmente aterrizan los mejores jugadores del planeta.

Expansión internacional

Lo que sí facilitó la llegada de la primera hornada de estrellas, esta temporada, ha sido un acuerdo con Grecia para la explotación de los derechos en el país heleno, ascendiendo a trece el número de países en Europa en los que se televisan los encuentros de la ACB, además de 50 países en la región sur de África, de Brasil y México en América, y de China, Filipinas, Taiwan y Vietnam en Asia. Es decir, la mejor liga después de la NBA.

La gran incógnita sigue siendo Estados Unidos y su posible interés por ver baloncesto durante el año. ¿Demandarán ACB? Quizá sea el mercado potencial más suculento si el balón no bota en las canchas estadounidenses; quizá un buen pico de ingresos para relanzar la competición a nivel nacional e internacional. Un ejemplo: solo las dos primeras rondas de 'playoff' NBA de la pasada temporada aglutinó a 4,92 millones espectadores en torno a la pequeña pantalla, superando los 3,74 millones de 2010. Imaginemos captar tan solo un 3% de la gran tarta...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento