Comas, molesto por haber perdido, calificó de «gilipollas» a sus jugadores y llamó «negro, atlético y fraudulento» a Demetrius Alexander. El lunes pidió perdón públicamente por sus declaraciones. La sanción para el Caja podría ascender a 3.005 euros.