Davydenko
El tenista ruso Nikolay Davydenko devuelve una pelota al español Nicolás Almagro (Efe). EFE

Feliciano López se convirtió en el primer español en alcanzar los octavos de final del Abierto de Australia, último Grand Slam del curso, tras batir al joven norteamericano procedente de la fase previa, Donald Young, en cuatro sets (3-6, 6-3, 7-6 (5) y 7-5).

López, que firma en el presente curso la mejor actuación de su carrera en Nueva York, dio la vuelta al partido que le enfrentaba con una de las revelaciones del tenis estadounidense, que disfrutaba de una invitación directa de la organización del torneo.

Young, sin embargo, ha tenido un tránsito sosegado hasta la tercera ronda, una situación impensable para él. Eliminó en el primer partido al ruso Igor Andreev y pasó directamente a la tercera eliminatoria gracias a la retirada del francés Richard Gasquet.

López, que consecutivamente ha eliminado a Juan Carlos Ferrero, Igor Andreev y Young, se enfrentará en octavos al número uno del mundo, el suizo Roger Federer, que debe solventar su compromiso con el estadounidense John Isner.

Almagro está fuera

El ruso Nikolay Davydenko, cuarto favorito, terminó con las expectativas del español Nicolás Almagro, que puso punto y final a su trayecto en el Abierto de Estados Unidos en la tercera ronda, donde fue superado por su rival por 7-5, 6-0 y 7-5, al que consideró "superior" en un partido en el que tuvo que ser atendido por fuertes dolores en el codo.

"Cada vez que sacaba me dolía el brazo. Pero he decidido seguir. He intentado terminar de la mejor manera posible", apuntó Almagro, que no justificó en el dolor la derrota contra Davydenko.

Cada vez que sacaba me dolía el brazo. Pero he decidido seguir (Almagro)

"Es un grandísimo jugador. La clave ha estado en el primer set cuando tenía 5-3 y 30-0 y ha respondido perfectamente. Con él te encuentras ante un frontón. He jugado bien y no me puedo reprochar nada. Con Davydenko no puedes despistarte. Es un tenista muy constante. Y en el segundo set no he jugado tan mal como para encajar un 6-0", lamentó el murciano.

Almagro, sin embargo, se marcha de Nueva York con una sensación "muy positiva porque he jugado ante un gran rival al que tengo que felicitar", dijo el español, que descansará y se observará el codo "antes de decidir si disputo el campeonato de España". Después cerrará la temporada en Bucarest, Viena, Madrid, Lyon y París.

Verdasco, también K. O.

El checo Thomas Berdych, noveno favorito, terminó con las expectativas de Fernando Verdasco en el Abierto de Estados Unidos y eliminó al español al imponerse por 7-6 (2), 6-1 y 7-6 (3).

Verdasco perdió gran parte de sus oportunidades de igualar su mejor papel en nueva York, en el 2005 cuando llegó hasta la cuarta eliminatoria, en el primer parcial, cuando tras haber roto el servicio del centroeuropeo se dispuso a sacar para apuntarse el set.

No aprovechó la ocasión el madrileño, que perdió su servicio, y lo llevó al desempate, donde el checo fue superior. Fue como un golpe para Verdasco, que desapareció del choque en el segundo. Mantuvo el tipo en el tercero, también resuelto en el 'tie break' pero donde Berdych rentabilizó sus cualidades.