José Luis Abajo besa su medalla
El tirador español José Luis Abajo besa su medalla de bronce en la competición individual de espada de los Juegos 2008 (EFE). EFE

Lo que comenzó siendo un juego entre hermanos en el pasillo de casa acabó convertido, unos años después, en una medalla de bronce, la número 100 lograda por España en unos Juegos Olímpicos y la primera de la esgrima, el único deporte olímpico de origen español, en esta competición. Y todo gracias José Luis Abajo, Pirri, en la modalidad de espada.

El tirador madrileño se colgó el bronce después de derrotar al húngaro Gabor Boczko por 8 tocados a 7 en un combate muy igualado que necesitó de una extensión a los tres asaltos. Pirri mantuvo el gran nivel que mostró durante toda la jornada y que le llevó, en octavos de final, a derrotar al francés Jerome Jeannet, oro por equipos en Atenas 2004 y campeón de Europa en 2007.

Comenzó por debajo, con dos tocados del húngaro al comienzo del primer asalto. Pero reaccionó con buenos ataques largos y un par de rápidos contraataques. El primer asalto concluyó con un 4-3 a su favor. Bozcko igualó las cosas durante el segundo y el tercer asalto y, en medio de un gran marcaje donde importaban más las defensas que los ataques, se agotó el tiempo reglamentario con 7-7.

En la extensión de tiempo de un minuto, entre mucha tensión, Abajo lanzó una ofensiva que acabó con un tocado doble y dejó el marcador en 8-8. Pero a falta de seis segundos lanzó otro ataque y logró un tocado de oro definitivo para entrar en la historia del olimpismo español.

El oro fue para su verdugo en las semifinales, el italiano Matteo Tagliariol. El transalpino se impuso en la final al francés Fabrice Jeannet por 14-9.