La intrahistoria del fichaje de Alonso por Aston Martin: un campeón insultado, una llamada el verano pasado y un viejo amigo

Fernando Alonso, con Alpine
Fernando Alonso, con Alpine
AFP7 vía Europa Press
Fernando Alonso ya tiene equipo para la próxima temporada en la Fórmula 1. 
Wochit

No ha habido que esperar al final del verano como avanzaban tanto Fernando Alonso como Alpine para confirmar el futuro de su matrimonio, que ha acabado en divorcio. El asturiano ha movido ficha antes para firmar por Aston Martin, un equipo que actualmente es penúltimo de la clasificación pero que cuenta con un proyecto mucho más atractivo para él de lo que le pueden dar en la escuadra con la que volvió a la Fórmula 1.

¿Acierta Fernando Alonso fichando por Aston Martin?

Una renovación que era cosa de una conversación de diez minutos, en palabras del propio Alonso, se convirtió en una ruptura total y tras este no tan inesperado suceso hay una intrahistoria con muchas aristas.

Hay que empezar por el principio: verano de 2021.

La primera intentona de Aston Martin a Alonso

Lawrence Stroll, multimillonario canadiense amante del automovilismo (posee una espectacular colección de coches, incluidos varios Fórmula 1 históricos), decidió asumir el reto de hacerse con las riendas de una marca del prestigio de Aston Martin. 

A través de su inversión en el antiguo Force India, que reconvirtió en Racing Point, el equipo que nació con el nombre de Jordan Grand Prix en Silverstone se convirtió en el eje sobre el que quiere crear un imperio automovilístico. Para ello, con Aston Martin ya como el nombre oficial de la escudería, incorporó a todo un tetracampeón del mundo como Sebastian Vettel, al que Ferrari había dado la patada, como punta de lanza del renovado equipo en 2021.

El resultado no fue, ni mucho menos, el esperado. Se encontró a un Vettel totalmente desencantado, fuera de forma y mirando más hacia un futuro lejos de la Fórmula 1 que le había hecho leyenda. Por eso, ya desde el mismo verano de 2021, aunque el alemán tenía una temporada más de contrato, Stroll empezó a hacer llamadas para bajarle del asiento. 

Una de las primeras fue Fernando Alonso, el único campeón disponible y apetecible (Lewis Hamilton no fue opción) en la parrilla que ha sabido pelearle de tú a tú, aunque acabara claudicando. Alonso dijo 'no' a sustituir a Vettel en este 2022 porque creía en Alpine, en 'El Plan', pero las conversaciones dejaron muy buen feeling en ambas partes... que se ha confirmado un año después, una vez que Vettel tomó la decisión de irse.

Alonso fue, desde el minuto 1, la primera opción de Aston Martin.

Szafnauer, el culpable de la marcha de Alonso

Desde hace tiempo, Alonso no necesita solo un coche campeón, sino también un cierto cariño. A sus 41 años es consciente que le queda mucho más pasado que futuro en la Fórmula 1, por lo que el comportamiento de Alpine, especialmente en los últimos meses, ha sido una gran decepción.

Si hay que mirar a un culpable, ese es Otmar Szafnauer. El nuevo jefe del equipo, fichado precisamente desde Aston Martin, no ha hecho nada por mantener a Alonso en el equipo, deslizando en público lo que en privado decía a las claras: él quería subir a Oscar Piastri, el talentoso probador, cuanto antes. 

Piastri, que ha demostrado absolutamente nada en F1, era la gran apuesta de Szafnauer, que tendrá que bregarse con un Esteban Ocon que ya ha dejado claro que su idea de compañerismo no es nada nítida.

El rumanoestadounidense se convirtió en un enemigo directo de un Alonso que desde hace meses sabía que no iba a contar con el apoyo del principal responsable de la escudería en los circuitos, toda vez que Laurent Rossi, el CEO de Alpine, y Luca de Meo, el jefe supremo del grupo Renault, tampoco hicieron mucho. Alonso es una leyenda de la escuadra de Enstone, pero no es suficiente para ellos.

Hay quien, incluso con resultados tangibles e intangibles en la mano, es incapaz de ver que un trabajador debe ser cuidado como se merece. Máxime cuando es una de las figuras más importantes de la historia reciente de la Fórmula 1.

Martin Whitmarsh, un viejo aliado de Alonso

Alonso se ha lanzado al vacío a un equipo que, a día de hoy, es penúltimo en la clasificación general. Aston Martin no ilusiona si se miran sus resultados, con un Vettel de retirada desde hace tiempo y un Lance Stroll cuyo único argumento para seguir en la parrilla es ser el hijo del dueño.

¿Qué ha visto Alonso, más allá del multimillonario contrato que le han puesto sobre la mesa, para fiarse de las promesas del equipo de los coches verdes? Además de la buena relación con el dueño, el citado Lawrence Stroll, hay una figura que ha sido clave en la operación que ha llevado a Alonso a su nueva escudería: Martin Whitmarsh, cuyo cargo es el de CEO del grupo Aston Martin Performance Technologies, una de las vertientes empresariales de la matriz.

El que fuera jefe del equipo McLaren coincidió con Alonso en aquel tumultuoso 2007. Pese a ser británico, Whitmarsh fue uno de los pocos contrapesos que tuvo Alonso a su favor frente al claro favoritismo que Ron Dennis mostró hacia Lewis Hamilton en aquella memorable guerra, hasta el punto de que años después dejó una frase sobre el español que ahora cobra mucho más sentido: "Siempre he lamentado haberle perdido en 2007". La gran amistad entre Alonso y Whitmarsh durante años y el respeto mutuo que se tienen ha sido clave para que todo fluya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento