El racismo de Nelson Piquet, gasolina perfecta del relato de Lewis Hamilton para calentar el GP de Gran Bretaña

Lewis Hamilton
Lewis Hamilton
AFP7 vía Europa Press

Lewis Hamilton lleva ya un tiempo presentándose ante la sociedad como una víctima del sistema. Su padre, un inmigrante de la Granada caribeña, logró con mucho esfuerzo meter a su hijo en el automovilismo hasta que McLaren se fijó en él y se dio cuenta del diamante que tenían presente. Desde su debut en 2007 a hoy ha logrado (casi) todos los récords posibles, incluido el de piloto con más victorias de la historia o el de más Mundiales, empatado con Michael Schumacher.

Pero Hamilton es también un maestro de la palabra. Ese relato autoconstruido de que desde siempre ha sido un blanco perfecto para las mentes más opacas que usan el color de piel como un arma arrojadiza le ha valido para granjearse el cariño y la solidaridad de quien no ven en él un lobo insaciable con hambre de victoria. 

Como ese chico escuchimizado que va al gimnasio y se descubre como un portento levantando pesas, Hamilton ha usado el asunto racial como un argumento cuando las cosas le van mal. Como es ahora en este 2022, en el que llegar a un podio es un hito que le sabe a gloria.

Este activismo ha sido usado también como un arma arrojadiza con la que granjearse el beneplácito de compañeros, rivales y sobre todo fans, que en tiempos de lo políticamente correcto han encontrado en el piloto de Fórmula 1 un ejemplo de lucha contra las injusticia y un adalid por la inclusión. La campaña 'We Race As One', que impuso él bajo amenaza de dejar la competición, es el mejor ejemplo, e incluso llegó a señalar a quienes no se arrodillaban como él.

Dentro de ese relato en el que Hamilton es el perjudicado casa muy regular lo sucedido en el GP de Gran Bretaña de 2021. A las puertas de la edición de 2022, evidentemente se iba a recordar el accidente que tuvo el ídolo local con Max Verstappen, a la postre campeón ese año, en la última visita a Silverstone, cuando el neerlandés acabó literalmente en el hospital. 

Esa defensa ilegal de Hamilton en la rapidísima curva de Copse, que conoce bien, fue señalada como uno de los puntos más sucios de su carrera deportiva y, en buena lógica, iba a ser recuperado ahora.

Pero no. Lo que más se ha comentado a las puertas del regreso a Silverstone es una entrevista de un expiloto de la talla de Nelson Piquet llamando en tono presuntamente racista "negrito" a Hamilton. Una entrevista que se dio en noviembre de 2021, que pasó sin mucha pena ni gloria, y que ha hecho que incluso la Fórmula 1 como institución tome una decisión tan drástica como vetar a todo un tricampeón del mundo como el brasileño.

Nelson Piquet, todo un personaje

A los más veteranos no les puede sorprender que Piquet tenga opiniones polémicas. Ya en los 80, en plena actividad, fue noticia tanto por sus victorias (23) y sus tres Mundiales (1981, 1983 y 1987), como por sus polémicas.

Desde ser uno de los adalides de la huelga de 1982, pasando por su famosa pelea con el chileno Eliseo Salazar en plena puzolana del GP de Alemania de esa temporada, o sus palabras hacia Ayrton Senna (del que se burlaba por una presunta homosexualidad y le llamaba "taxista maricón de Sao Paulo"), o hacia la esposa de su gran rival (y compañero) Nigel Mansell, a quien calificó varias veces como "la mujer más fea del mundo".

Irredento incluso después de haberse retirado, Piquet se ha visto forzado a explicarse sobre unas palabras que, en Brasil, no se entienden como racistas, pero que vistas en contexto y viniendo de quien vienen han sido perfectas para apuntalar ese discurso de que a Hamilton le atacan por su color de piel.

No es casual la elección del personaje: Nelson Piquet es padre de Kelly Piquet, la novia de Max Verstappen. El neerlandés, que fue víctima de Hamilton en Silverstone 2021, no ha abierto la boca desde que saltara la polémica y a buen seguro que tendrá que responder a alguna pregunta desde este jueves en el paddock. La prensa británica, dueña de facto del relato en la F1, se encargará de focalizar hacia este asunto y pasar de soslayo por ese accidente que casi le cuesta una seria lesión... y a Hamilton solo 10 segundos de penalización que no le impidieron ganar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento