Los daños colaterales del desplome de las criptomonedas en el deporte: desaparecen los patrocinios y los ingresos

Estos activos se declaran en los modelos 650 y 660.
Estos activos se declaran en los modelos 650 y 660.
©[Roger Brown] via Pexels.com.

El batacazo que se están dando ciertas empresas de criptomonedas repercute indirectamente al deporte, sobre todo en Estados Unidos. A medida que el mercado colapsa progresivamente, los patrocinios van desapareciendo y afectando a los clubes y las franquicias que depositaron su confianza en estas criptoempresas.

Durante 2021, varias empresas de criptomonedas invirtieron miles de millones en deporte, o mejor dicho, en patrocinios deportivos. Publicidad, naming de estadios y pabellones… Una presencia muy fuerte y con mucho peso para un sector que ahora ve como los ingresos se van esfumando por culpa de la situación de este tipo de empresas. El conocido como ‘invierno criptográfico’ ha traído consigo una serie de recortes de presupuesto y costes importante, en comparación con el derroche del pasado.

El ejemplo más claro de esta tendencia es la compañía FTX, que da nombre al pabellón de los Miami Heat desde 2021 a cambio de 135 millones de dólares. Un desembolso para el que ya no hay vuelta atrás, pero que ahora condiciona nuevas inversiones. Entre ellas estaba la idea de poner un parche publicitario en la camiseta de Los Angeles Angels de la MLB de béisbol, que ya ha sido descartada por los recortes presupuestarios. Ha sido su segundo intento fallido de patrocinar a un equipo profesional norteamericano, después de tampoco llegar a un acuerdo con los Washington Wizards de la NBA.

Y es que, hoy por hoy, no se esperan nuevos patrocinios deportivos por parte de criptoempresas, ya que el dinero que no se ha gastado a estas alturas se ha visto ya muy reducido. Mucho más después de que la pandemia limitase el número de aficionados que acudían a los estadios a medida que se relajaron paulatinamente las medidas sanitarias por la pandemia.

En función de los estudios de mercado y previsiones de las criptoempresas, el gasto en publicidad se disparó por culpa de la fuerte competencia. Tomando de nuevo el ejemplo de FTX, la compañía pagó una cantidad de dinero desconocida para convertirse en la ‘criptomoneda oficial de cambio’ de la MLB, soltó 20 millones de dólares para una campaña publicitaria protagonizada por Tom Brady, quarterback de los Tampa Bay Buccaneers y desembolsó 6.5 millones más en un anuncio durante la Super Bowl. Son sólo tres ejemplos de lo que la empresa despilfarró en 2021. Ahora, ya en 2022 y con el desplome de su patrimonio, FTX ha tenido que cerrar el grifo cuantiosamente.

Gastos desmesurados, futuro incierto

Lo mismo ha sucedido con otras criptoempresa como Coinbase, el ‘socio exclusivo de criptomonedas’ de la NBA, que gastó 14 millones en un anuncio de un minuto durante la Super Bowl. Hace unos días y producto de un hundimiento más que visible, la compañía anunció el despido de 1.100 trabajadores, al mismo tiempo que sus acciones se desplomaban (en un año han bajado un 75%).

En una situación similar está Crypto.com, que da nombre al pabellón de Los Angeles Lakers, anteriormente conocido como Staples Center, a cambio de 700 millones de dólares. La empresa también se sumó al despilfarro con un anuncio durante la Super Bowl, protagonizado por LeBron James, y es el actual ‘socio de criptomonedas’ de la UFC de artes marciales mixtas (MMA). Pues bien, a principios de mes la compañía despidió a 260 empleados.

Desde The Post apuntan a que este derrumbe de la industria de las criptomonedas puede deberse también al hecho de que este tipo de empresas se ven obligadas a pagar cantidades de dinero más altas por patrocinios que otras compañías más asentadas en el mercado. Sin embargo, el batacazo que se están dando los bitcoins tampoco ayuda.

Viendo el panorama, no es de extrañar que los equipos y franquicias deportivas estén con la mosca detrás de la oreja por si las criptoempresas deciden terminar sus acuerdos antes de tiempo, prefiriendo hacer frente a las millonarias multas por hacerlo que a las pérdidas futuras si continuasen adelante. Por ejemplo, si Crypto.com decidiese romper el contrato de 20 años y 700 millones para dar nombre al pabellón de los Lakers tendría que pagar una multa de 385 millones.

Las criptoempresas, muy presentes en LaLiga

La situación en España no es tan crítica, pero sí que debería empezar a dar que pensar. Según un estudio de eleconomista.es del 31 de enero de 2022, el 75% de los equipos de Primera División de fútbol tienen acuerdos con traders o empresas de criptomonedas. Sólo cinco clubes se mantenían al margen: Rayo Vallecano, Villarreal, Osasuna, Elche y Alavés. “La industria de las criptomonedas es una realidad que está llegando y hay que hacerlo bien. Igual que hay patrocinadores de banca o de seguros habrá patrocinadores de este estilo”, señalaba en el medio anteriormente citado Óscar Mayo, director general ejecutivo de LaLiga.

La clave para evitar pasar por episodios como los que están sucediendo en Estados Unidos pasa por regular este tipo de patrocinios, colaboraciones y publicidades, de modo que sigan la misma línea que los acuerdos con bancos y cajas, solidificando los cimientos por si vienen mal dadas en un futuro y así evitar catástrofes financieras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento