Luka Modric se transformó en Ancelotti en Balaídos: un show como entrenador asistente desde el banquillo

Luka Modric en el banquillo del Real Madrid frente al Celta.
Luka Modric en el banquillo del Real Madrid frente al Celta.
Twitter @MovistarFutbol

La inteligencia de Luka Modric sobre el césped está fuera de toda duda. El croata se ha convertido en uno de los timones del Real Madrid durante las últimas temporadas. En Vigo, dejó una nueva faceta que puede marcar su futuro y que fue captada por las cámaras de El Día Después de Movistar +.

Tras ser sustituido por Fede Valverde en el minuto 74, enfiló hacia el banquillo. Una vez allí, Modric sacó una vena nunca vista en él. El '10' blanco se convirtió en un asistente perfecto para Llopis y Davide Ancelotti, los encargados de dirigir al Madrid frente al Celta ante la ausencia de Carlo Ancelotti.

Todo comenzó cuando Militao empezó a tener molestias en su rodilla. El centrocampista instó a Nacho a calentar ante la posible sustitución del brasileño. "Nacho, Nacho, entra" o "Nacho, calienta", fueron algunas de sus frases con el canterano madridista. 

Además, llegó a perder los nervios con Militao, al que no parar de gritar desde fuera del terreno de juego. "Eh, tírate...", le instó por primera vez. "Vaya tonto, madre mía", gritó desesperado mientras tiraba la botella de agua que sostenía en su mano al no hacerle caso el defensor.

Un show que dejó clara la importancia de Luka Modric en el Real Madrid, donde es un referente dentro y fuera del terreno de juego.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento