Las preguntas sobre la víctima de presunta agresión sexual de Santi Mina y David Goldar: "¿Llevaba falda y ropa ajustada? ¿Tomaba copas?"

Santi Mina y David Goldar, en la vista por el juicio por presunta agresión sexual
Santi Mina y David Goldar, en la vista por el juicio por presunta agresión sexual
EFE

La segunda sesión del juicio contra los futbolistas Santi Mina (Celta de Vigo) y David Goldar (Ibiza UD) por la presunta agresión sexual a una mujer en 2017 se ha centrado en la víctima.

La jornada comenzó con las declaraciones de los dos guardias civiles que la atendieron: en ambos casos afirmaron que Mina fue señalado desde el primer momento, tanto por la mujer presuntamente agredida como por sus amigas. Después le tocó el turno al detective contratado por los abogados de los futbolistas, que siguió a la chica durante un tiempo. Según las pesquisas que obtuvo, la chica llevaba una vida social normal: iba al cine, tomaba copas... Además, a pregunta de la abogada de Mina, respondió que "llevaba faldas y ropa ajustada" de manera habitual.

Lesiones compatibles con el relato

El turno de preguntas a los forenses determinó que, efectivamente, hubo lesiones, si bien no queda claro si esas se produjeron en una relación consentida (que es el argumento principal de Mina) o no. Se hallaron cuatro lesiones extragenitales y una genital, amén de que le ha provocado secuelas como "ansiedad", "tristeza cronificada" y "nervios". Todo ello compatible con el relato de la víctima, que apunta a una agresión. Los informes, en este sentido, han sido demoledores para los futbolistas.

Este jueves se celebrará la tercera sesión del juicio, con pruebas biológicas y psicológicas, y si diera tiempo incluso podrían presentarse ya las conclusiones y los últimos informes.

Santi Mina y David Goldar se enfrentan a una pena de prisión de hasta 8 años por la presunta agresión a una mujer en Mojácar (Almería) en 2017.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento