Alpine acelera 'El Plan' en Arabia tras el agridulce resultado en Bahréin para que Alonso no les saque más los colores

Fernando Alonso, en Bahréin
Fernando Alonso, en Bahréin
Xavi Bonilla / DPPI

Prácticamente sin tiempo a digerir lo que pasó en la primera carrera de la temporada 2022 de Fórmula 1, llega una de las carreras más esperadas de este arranque de campaña: el GP de Arabia Saudí.

Apenas cuatro meses después de su debut en el calendario, el circuito de Jeddah Corniche alberga la segunda edición de una carrera que espera, al menos, igualar la espectacular carrera con la que se estrenó. Con el recuerdo del choque entre Hamilton y Verstappen que acabó propiciando la última victoria del británico hasta el momento, esta segunda carrera servirá para que muchos equipos salven los muebles después de un arranque dubitativo.

El primero que tendrá que ponerse las pilas es Alpine. Aunque han intentado construir un relato de éxito tras un 7º y un 9º puesto, lo cierto es que no han sabido aprovechar los problemas de rivales directos como McLaren (totalmente hundidos y sin muchos visos de mejorar) y Aston Martin, que han dado dos pasos atrás. De no ser por el doble abandono de Red Bull, Alonso se habría quedado sin puntuar.

El principal problema (pero no el único) que tuvo Alpine en Bahréin fue la degradación de neumáticos. Ninguno de los tres compuestos le funcionó, especialmente el medio, y eso lastró las opciones de Alonso fundamentalmente. Ocon, sanción incluida por embestir a Mick Schumacher, quedó por delante y llega a la segunda carrera del año como el líder del equipo. 

En el rapidísimo circuito de Jeddah (que además ha sido ligeramente modificado y reasfaltado), estrenarán las primeras piezas nuevas. Alonso ni siquiera esperó a la carrera del pasado domingo para pedir a Alpine que se diesen prisa en introducir las primeras novedades, consciente de que este año no pueden dormirse en los laureles. 

Así, el A522 rosa (en la siguiente carrera, Australia, llevarán la decoración primordialmente azul) llevará un alerón trasero propicio para un trazado con baja carga aerodinámica, amén del pontón lateral que ya llevó Ocon en los libres... y que acabó saltando por los aires. "No tenemos ninguna mejora concreta para Arabia Saudí, pero pero probaremos algunas cosas interesantes en los libres que nos darán algunas ideas para futuros conceptos", afirmaba Pat Fry con respecto a esta carrera.

'El Plan' de desarrollo de Alpine ha acelerado pensando en lo que puede venir más allá de estas primeras carreras, aunque ello suponga dar ventaja a sus rivales.

¿La primera de Sainz?

Mientras Alpine intenta no perder el paso con respecto a los equipos de arriba, en Ferrari todo son sonrisas. El doblete con el que arrancaron 2022 y los problemas de competitividad de Mercedes y de fiabilidad de Red Bull les colocan en una posición inmejorable para encarar la segunda cita del campeonato.

La gran duda estriba en Carlos Sainz. El F1-75 es un coche ganador, a la vista está, pero las sensaciones de Charles Leclerc fueron mucho mejores que las del español. Lo que está claro es que está en una posición inmejorable: coche ganador y circuito propicio para potencia.

Ferrari no quiere dormirse en los laureles. Saben que Red Bull está cerca y que Verstappen no va a romper siempre, así que aprovecharán para probar "un par de teorías interesantes", en palabras del piloto español. Aunque no se atreve a dar por supuesto que este fin de semana será el referente, sí tiene claro que hay opciones serias. El silogismo es fácil: "Si con el coche de Bahréin conseguí acabar segundo, estoy seguro de que vendrán buenos momentos". Está claro que, tarde o temprano, será así.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento