Por qué Ferrari es el rival más peligroso que pueden tener Mercedes y Red Bull para 2022... y más allá

Carlos Sainz, subido al Ferrari F1-75
Carlos Sainz, subido al Ferrari F1-75
Scuderia Ferrari Press Office

Los equipos de Fórmula 1 candidatos a victoria huyen del favoritismo como de la peste. Pocas cosas más perniciosas para el prestigio de una estructura de cientos de personas que defraudar con respecto a las perspectivas puestas: una cosa es competir y perder y otra no llegar ni siquiera a presentar batalla.

Ferrari está en esa situación. La labor de la pretemporada ha sido más que aceptable, con Carlos Sainz y Charles Leclerc siendo los más consistentes en número de vueltas (116, 114 y 119 cada día para un total de 349), en tandas cortas y en tandas largas. El F1-75 llega a la campaña 2022 con buenas perspectivas en todas las suertes de un Gran Premio, lo que invita a ser ciertamente optimistas con ellos.

Tanto Mercedes como Red Bull han visto en los buenos datos vistos en la Scuderia una bendición. Aunque nadie les descarta a ellos, pese a las palabras de Hamilton de las que Verstappen incluso se burla, está claro que los coches rojos pueden suponer un quebradero de cabeza para ellos. Y ante una perspectiva de un resultado complicado, es más fácil justificar que no vayan a ser grandes dominadores.

Sainz y Leclerc se han apresurado a quitarse de encima esa losa, pero lo cierto es que sí han tenido una pequeña ventaja sobre sus rivales.

Las secuelas de la guerra de 2021

La inolvidable temporada 2021 se resolvió en la última vuelta de la última carrera, obligando a activar muchos más recursos de lo que esperaban. Tanto Mercedes como Red Bull creían que iban a tener resueltos los respectivos campeonatos mucho antes de aterrizar en Abu Dhabi, pero uno ha tenido que luchar con el otro a cara de perro, tanto en la pista, como en los despachos y, por supuesto, en las fábricas.

Ferrari, en cambio, fue derivando parte de sus recursos al proyecto de 2022 en cuanto pudo. A partir de mitad de temporada se fueron centrando en el diseño del monoplaza de esta campaña, hasta el punto de que ya en octubre dejaron de evolucionar el SF21 para centrarse en el F1-75. Así, mientras en Mercedes se han visto obligados a probar por primera vez en los test de Bahréin soluciones tan audaces y arriesgadas como esos pontones minimalistas, en otros equipos más conservadores (como Ferrari o Red Bull), llegan con buena parte del trabajo ya hecho.

Si realmente Ferrari resulta haber dado un paso adelante, es una muy mala noticia para Mercedes y Red Bull. La reestructuración en Maranello que comenzó hace unos años está cuajando ahora, y para muchos se empiezan a ver brotes de lo que se vivió a mediados de los 90, cuando comenzó aquel histórico triunvirato Michael Schumacher - Jean Todt - Ross Brawn. Si la Scuderia ha dado en la diana de la nueva normativa, ya pueden cruzar los dedos el resto de equipos: ni el límite presupuestario será suficiente para pararles.

Además de por capacidades técnicas, Ferrari cuenta con una ventaja notable sobre sus rivales en la dupla de pilotos. Mientras que en Mercedes y Red Bull hay una evidente distancia entre sus primeros espadas (Hamilton y Verstappen) y los escuderos (Russell y Pérez), Sainz y Leclerc no apuntan a estar tan distanciados. Si ambos mantienen la tónica de remar juntos en la misma dirección, pocos dudan de que serán todo un dolor de cabeza para ellos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento