El Betis, segundo finalista de Copa tras empatar 'in extremis' con el Rayo Vallecano

Youssouf y Álvaro García, en el Betis - Rayo de Copa
Youssouf y Álvaro García, en el Betis - Rayo de Copa
EFE
Betis y Valencia, dos equipos de estilos antagónicos, disputarán la final de la Copa del Rey del 23 de abril en La Cartuja. Muchas ganas de ver a dos conjuntos que vienen a dignificar el torneo del KO.
Wochit

Betis-Valencia será la final de la Copa del Rey el 23 de abril en La Cartuja de Sevilla tras una apasionante eliminatoria entre los verdiblancos y el Rayo decidida en unos trepidantes minutos finales. Un golazo de Bebé hizo soñar a los vallecanos, pero en el descuento Borja Iglesias apareció para sellar el billete de los de Pellegrini para luchar por el título en el torneo del KO.

La primera parte fue de más a menos. El conjunto verdiblanco comenzó mandando y con la intención de tratar de dejar cerrada lo antes posible la eliminatoria y no tardó en generar su primera gran ocasión. Un centro de Sabaly desde la derecha lo cabeceó Juanmi, pero Luca Zidane respondió con una gran estirada.

El dominio del Betis era casi total, mientras que el Rayo esperaba su ocasión, que estuvo cerca de encontrar. Trejo abrió a la banda izquierda con mucha clase, Álvaro García sacó un preciso centro y Edgar evitó el remate de Sergi Guardiola cuando el delantero ya se relamía.

El choque fue bajando en intensidad. No querían arriesgar los de Manuel Pellegrini, ni tampoco se decidían los de Iraola a ir a por el gol que necesitaban para igualar la eliminatoria. La única llegada reseñable antes del descanso fue un centro de Alex Moreno que, tras tocar en Mario Suárez, se envenenó. Luca Zidane, en la línea de gol, evitó el tanto verdiblanco.

En el inicio de la segunda parte, el Rayo dio un paso adelante. Un gran pase de Isi Palazón lo remató ligeramente por encima del larguero Ciss, mientras que la polémica del partido llegó en un centro que tocó en la mano de Guido Rodríguez dentro del área, pero ni el árbitro ni el VAR la estimaron como penalti.

El Betis se dio cuenta de que la eliminatoria peligraba y dio un paso adelante. Las ocasiones se sucedieron entonces: Carvalho disparó pegado al palo primero y cerca de la escuadra después, Canales disparó alto en dos ocasiones desde la frontal del área y Fekir, en una buena acción, chutó demasiado centrado.

Y cuando mejor estaba el equipo verdiblanco, llegó el zarpazo rayista. Bebé, que llevaba en el campo poco más de un minuto, lanzó una falta desde más de 25 metros que se coló como un obús... aunque Claudio Bravo pareció que pudo haber hecho algo más.

Con la eliminatoria igualada, el Betis, lejos de hundirse, fue a por el gol. Lo rozó Fekir tras un fallo de Luca Zidane, pero Balliu salvó bajo palos. Y cuando todo parecía destinado para una prórroga que decidiera el finalista copero, apareció la magia de Joaquín, que filtró un gran pase, la calidad de Canales, que remató a gol, y el oportunismo de Borja Iglesias, que empujó el balón en la línea de gol para cerrar el billete para la final de la Copa del Rey.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento