De una tibia respuesta a la contundencia: el fútbol echa a Rusia, que se queda sin Mundial de Catar

Gianni Infantino y Vladimir Putin
Gianni Infantino y Vladimir Putin
Europa Press

Algo más de cuatro días después de la invasión de Rusia a Ucrania, el fútbol movió ficha con la decisión más drástica que puede tomar: expulsar a todos los equipos rusos de sus competiciones. Tras la reunión mantenida este lunes por la tarde, la FIFA y la UEFA informaron de la suspensión "hasta nuevo aviso" que deja a Rusia sin jugar el Mundial de Catar 2022, a los equipos del país fuera de los torneos continentales en los que aún participaban y a su selección femenina sin Eurocopa.

"La FIFA y la UEFA han decidido conjuntamente que todos los equipos rusos, ya sean selecciones nacionales representativas o clubes de fútbol, queden suspendidos de su participación tanto en las competiciones de la FIFA como de la UEFA hasta nuevo aviso", pusieron ambos organismos en un comunicado. "El fútbol está totalmente unido y es plenamente solidario con todas las personas afectadas en Ucrania. Ambos presidentes (Gianni Infantino y Aleksander Ceferin, respectivamente) esperan que la situación en Ucrania mejore significativa y rápidamente para que el fútbol pueda volver a ser un vector de unidad y paz entre los pueblos".

La decisión de FIFA y UEFA llegó justo después de que el Comité Olímpico Internacional recomendase a las federaciones y a los organizadores de competiciones que "no inviten ni permitan la participación de deportistas o dirigentes rusos o bielorrusos". Antes de la suspensión decretada, la FIFA había sido mucho más tibia este domingo al anunciar la cancelación de los partidos en Rusia, cuyos equipos tendrían que jugar sus encuentros como local en zona neutral, sin público, sin himno y sin bandera.

¿Crees que se debería expulsar a deportistas y equipos rusos de competiciones deportivas por la guerra de Ucrania?

La selección de Rusia queda, por lo tanto, eliminada del Mundial de Catar 2022 que arranca en noviembre. Para clasificarse, tenía que jugar una repesca que le enfrentaba a Polonia, el 24 de marzo, en suelo ruso. Y, de ganar, a la República Checa o a Suecia el 28. Tanto polacos como checos y suecos ya habían comunicado este fin de semana su negativa a jugar frente al equipo de Valeri Karpin fueran cuales fueran las consecuencias.

La anterior vez que FIFA y UEFA habían tomado una decisión similar fue cuando dejaron a Yugoslavia fuera de la Eurocopa de 1992, primero, y del Mundial de 1994, después.

También afecta la resolución, siempre que no haya ningún cambio de decisión en este periodo, al equipo femenino de fútbol, que este verano, en julio, iba a disputar la Eurocopa de Inglaterra. La selección rusa ya estaba clasificada, por lo que la UEFA tendrá que decidir ahora quién ocupa esa plaza.

En cuanto a las competiciones europeas, la decisión afecta al Spartak de Moscú, el único conjunto aún en liza. Su rival en la Europa League iba a ser el RB Leipzig, verdugo de la Real Sociedad, que previsiblemente pasará directamente a los cuartos de final.

La otra decisión tomada por la UEFA fue la de rescindir su contrato con Gazprom, uno de los mayores patrocinadores del organismo europeo. «La decisión entra en vigencia de inmediato y cubre todos los acuerdos existentes», lo que afecta a la Champions y la Eurocopa 2024, donde el consorcio estatal ruso invertía una gran cantidad económica.

Rusia contesta

"Es claramente discriminatoria". Así califica la Unión de Fútbol de Rusia la decisión tomada ayer por la FIFA y la UEFA. "Es claramente discriminatoria y perjudica a un gran número de deportistas, entrenadores, personal de clubes y equipos nacionales y, sobre todo, a los millones de aficionados rusos e internacionales, cuyos intereses deberían ser protegidos principalmente por las organizaciones deportivas internacionales", añade el comunicado de la federación rusa, que anunció su intención de impugnar la decisión "de acuerdo con las normas del derecho deportivo internacional".

Por su parte, la Federación Española "apoya totalmente" la resolución. "Los jugadores rusos y sus aficionados no son responsables directos de esta situación, pero los organismos del fútbol deben actuar con determinación y responsabilidad", añade la RFEF. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento