Philippe Coutinho no para de brillar en el escaparate de la Premier y el Barça ya se frota las manos

Philippe Coutinho celebra un gol con el Aston Villa
Philippe Coutinho celebra un gol con el Aston Villa
EFE

Las dos asistencias y el gol que valieron el título de hombre del partido en el Aston Villa- Leeds para Philippe Coutinho, fue más celebrado en el Barcelona, club al que pertenece el jugador, que en la región de Birmingham, de donde es el conjunto que no pasó del empate ante la escuadra dirigida por Bielsa.

El extremo izquierdo de Río de Janeiro está desatado desde su regreso a Inglaterra a principios de enero –por petición expresa de su excompañero en Liverpool y actual técnico del Aston Villa, Steven Gerrard– pues en tan solo tres partidos ha regalado dos asistencias y ha celebrado dos goles (manteniendo un promedio de un gol cada 86 minutos) con la elástica celeste y vino de Los Villanos. Esto es una buena noticia para su nueva afición, pero muy buena para la directiva culé, deseosa de deshacerse de un efectivo muy caro de mantener que nunca terminó de adaptarse a la disciplina del equipo, misión mucho más llevadera cuando media Inglaterra suspira por un jugador que, para muchos, nunca debió abandonar la Premier League.

El fichaje estrella del mercado invernal de 2018, valorado entonces en 150 millones, aterrizó en Barcelona por un montante de 120 millones más 40 en variables, una inversión fallida para el club culé, pues las lesiones y la falta de adaptación frustraron su sueño de triunfar en España. La falta de resultados obligaron a la antigua directiva a buscar opciones para sobrellevar el gasto económico que suponía su ficha, en torno a 40 millones anuales sumando su elevado sueldo y la amortización del fichaje a cinco años y medio, con una cesión de una temporada (2019/2020) Bayern a cambio de 8, 5 millones, con una opción de compra por un valor de 120 millones que no ejerció.

En su vuelta a Barcelona para la campaña 20/21 disputó 17 choques en los que logró cinco goles y dos asistencias, una dinámica similar a la que ha mantenido hasta el ecuador de la actual temporada, en la que ha conseguido dos goles y una asistencia en 19 partidos. Considerado por la nueva directiva como un jugador irrecuperable, buscó en la Premier un nuevo destino, el equipo dirigido por Gerrard, que se lo llevó cedido en el mercado de fichajes a cambio de asumir más de la mitad de su salario.

Ahora, el brasileño no desaprovecha ni un minuto en la liga en la que se consagró como estrella mundial, atrayendo las miradas de los que no pudieron verle en la Copa América, en la que no participó por lesión.

Su actual club cuenta con una opción de compra de 40 millones, una cantidad ínfima en comparación con lo que costó vestirlo de blaugrana, pero más que suficiente para olvidarle y sanear las arcas del club. El brasileño no cuenta en el proyecto económico de Laporta ni en el deportivo de Xavi, por lo que espera cualquier oferta de la liga inglesa para despedirse de un fichaje que cuenta con contrato hasta 2023. Hasta el momento el jugador de 29 años ha dejado claro que todavía cuenta con mucho en sus botas, pues ya en su debut el pasado 15 de enero ante el Manchester United, no tardó más de 4 minutos en igualar un 0-2 desfavorable con una asistencia y un gol

Mostrar comentarios

Códigos Descuento