El Athletic echa a un gris Real Madrid de la Copa con un golazo en el 88

Courtois despeja un balón ante Militao y Casemiro durante el Athletic - Real Madrid
Courtois despeja un balón ante Militao y Casemiro durante el Athletic - Real Madrid
EFE

Un gris Real Madrid cayó eliminado, con justicia, de la Copa del Rey. El Athletic fue mejor y más ambicioso y encontró el premio a su mayor empuje en el minuto 89 gracias a un gol de Berenguer, previo error de Casemiro, que mete a los vascos en las semifinales y castiga la apatía de un timorato conjunto blanco, empequeñecido en San Mamés.

La alineación de Carlo Ancelotti, que tenía a sus jugadores sudamericanos apenas sin descanso tras el parón de selecciones, era la gran incógnita, y el italiano no lo dudó: todos los brasileños al campo, con Casemiro como ancla y Rodrygo y Vinícius formando el tridente atacante con Asensio. Sin Benzema, lesionado, el técnico optó por salir sin nueve, un palo para Jovic.

El Athletic le había puesto las cosas muy difíciles en los tres choques en los que se había visto las caras con los madridistas esta temporada, y en San Mamés no solo volvió a suceder, sino que los bilbaínos fueron, en líneas generales, superiores. El Madrid no encontró a ninguno de sus jugadores de ataque y la presión de los locales asfixió a Kroos y Modric, incapaces de generar juego como en ellos es habitual.

Un disparo de Dani García al que respondió bien Courtois fue el primer aviso, y la respuesta llegó en una buena acción de Rodrygo que acabó en un disparo demasiado centrado. Fue la única vez en la que los blancos encontraron la manera de superar la zaga de los rojiblancos.

Las acciones en el área madridista se fueron sucediendo, pero la zaga blanca estuvo inconmensurable y concentrada en todo momento. Una gran acción de Militao evitó que Nico Williams se plantara solo ante Courtois, un mal tiro de Muniain no inquietó al meta belga y Lucas Vázquez desbarató una peligrosa contra en la que Nico no estuvo lo suficientemente preciso.

El paso por vestuarios no solo no cambió el panorama, sino que el Athletic apretó aún más, inquietando con su poderoso juego aéreo. Nada más comenzar, un cabezazo de Iñigo Martínez y otro de Raúl García rozaron el gol, pero siempre aparecía un jugador blanco para obstaculizar y evitar el gol de los de Marcelino.

Ancelotti movió el banquillo, aunque dejando la sensación de que el marcador no le iba mal del todo, que el paso de los minutos le beneficiaba. Isco entro por Vinícius –más control, muchísimo menos desborde– y Camavinga por Kroos, más músculo para el centro del campo.

El Madrid esperaba su oportunidad, y la tuvo gracias a un chispazo de Asensio. Un taconazo del mallorquín, que hasta el momento había estado casi desaparecido, lo recogió en el área Casemiro. El brasileño decidió resolver con un potente chut, pero le salió demasiado centrado y Agirrezabala logró desviar el balón.

Y precisamente Casemiro fue el protagonista de la jugada que decidió el choque. Se confío en la salida de balón, Dani García robó y le cedió a Berenguer, que se sacó un latigazo ante el que nada pudo hacer Courtois.

Quedaban algo más de seis minutos y el Real Madrid no se rindió, buscando un gol que forzara la prórroga. Y tuvo su ocasión, vaya si la tuvo. Isco se encontró con un balón solo en el área, algo escorado, con el balón votando. Su volea le podía convertir, como en la eliminatoria anterior, en el héroe de la Copa, pero el malagueño cruzó demasiado su disparo y las esperanzas blancas se difuminaron, será el Athletic el que esté en el sorteo de este viernes (15.10 horas) de las semifinales del torneo del KO.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento