Una promesa de la NFL, despedido por su equipo tras verse involucrado en un accidente de tráfico con un fallecido

Henry Ruggs III, jugador de Las Vegas Raiders.
Henry Ruggs III, jugador de Las Vegas Raiders.
Twitter

Henry Ruggs III, receptor abierto de Las Vegas Raiders, ha sido cortado por el equipo después de que la policía confirmase su presencia en un accidente con varios coches involucrados y un fallecido. El jugador se enfrentará a cargos por conducir bajo efectos del alcohol y provocar dicho accidente.

El comunicado oficial del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas señala a Ruggs como uno de los conductores. "El 2 de noviembre, aproximadamente a las 3:39AM, el LVMPD respondió a una colisión de tránsito cerca de la intersección de South Rainbow Boulevard y South Spring Valley Parkway, involucrando un Chevrolet Corvette y una Toyota Rav4. Oficiales que respondieron encontraron a un vehículo en llamas. Personal del Departamento de Bomberos respondió y encontró a una víctima fallecida en la Rav. La investigación preliminar indica que el frente del Chevrolet colisionó con la parte trasera de la Toyota. El conductor del Chevrolet, identificado como Henry Rugs III de 22 años de edad, permaneció en la escena y mostró señales de estar afectado. Fue transportado al hospital UMC para recibir tratamiento por heridas que no pusieron en riesgo su vida. Ruggs enfrentará cargos por conducir bajo influencia (del alcohol) resultando en una muerte. Se trata de una investigación en proceso".

En el caso de que el jugador de la NFL fuese declarado culpable, Ruggs se enfrentaría a una pena de entre dos y 20 años de prisión. Una situación que ha hecho que los Raiders decidiesen romper lazos con el receptor.

Varias imágenes y vídeos del accidente se filtraron en redes sociales. En ellas se podían ver dos coches con daños serios, siendo uno de ellos el de Ruggs, en el que también iba una acompañante que sufrió heridas en la colisión, y fue hospitalizada junto con el jugador.

En el juicio celebrado en Las Vegas, el jugado apareció en silla de ruedas y con un collarín por las lesiones sufridas en el accidente. Pese a que la fiscalía pidió una fianza de 1 millón de dólares, el juez valoró su libertad en 'solo' 150.000. Además, en su vehículo se encontró un arma de fuego y el fiscal adjunto del distrito, Eric Bauman, apuntó que la posesión de esta en estado de embriaguez puede costarle otros cargos muy serios.

Del mismo modo, Bauman mostró su frustración recordando que los jugadores profesionales disponen de un servicio de recogida gratuito gracias al sindicato para evitar, precisamente, este tipo de situaciones. "Basado en la conducta imprudente, salvaje y fuera de control de la defensa, ha dejado claro que es un peligro para nuestra comunidad", remarcó en el juicio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento