El Real Madrid deja atrás sus dudas a ritmo de samba en Kiev

  • El conjunto blanco se quita el dolor de la derrota ante el Sheriff y da una buena imagen en Ucrania.
Vinícius, en el partido contra el Shakhtar.
Vinícius, en el partido contra el Shakhtar.
EFE

El Real Madrid se dejó en el parón todas sus dudas. En su visita a Kiev, se mostró como un equipo sólido atrás y con una gran pegada con un nombre propio: el de Vinícius. Los dos tantos del brasileño, el segundo impresionante, sentenciaron la victoria blanca y enderezaron el rumbo en la Champions.

Ancelotti dejó atrás las pruebas y apostó por lo seguro. Con Mendy recuperado, le puso en la banda izquierda con Lucas en la derecha y apostó por un centro del campo clásico: Casemiro, Kroos y Modric.

No tuvo problemas el Madrid en darle al balón a los ucranianos, quizás sabedor de que no iban a saber muy bien qué hacer con él. Y cada vez que pudo, salió a la contra. El primer aviso fue de Benzema en un chut desviado, después llegó otro de Kroos que repelió el portero.

No estaba generando demasiado juego el equipo madridista, pero a cambio no le hacían ocasiones, y la fortuna encima estuvo de su lado. Un centro desde la banda de Lucas buscando a Benzema lo trató de despejar Kryvtsov, pero lo que hizo el defensa ucraniano fue meterlo en su propia meta.

Los errores del Shakhtar continuaron en la segunda parte, y el Madrid lo aprovechó con un Vinícius estelar. Un balón robado por Benzema llegó a Modric, y el pase al espacio dejó solo al brasileño, que definió con la calma que le caracteriza este año.

Lo intentó entonces el Shakhtar, pero sin demasiada fe, hasta que llegó el golazo de la noche. Vini agarró el balón al borde del área, se fue de cuantos rivales salieron a su paso y definió de un zurdazo.

La diferencia en la pegada fue abismal. Mientras que un par de intentos de Pedrinho apenas inquietaron a Courtois, la respuesta blanca fue contundente y Rodrygo puso el cuarto en el marcador para sentenciar el duelo.

El choque se convirtió en un correcalles, precioso para el espectador. Casi hace Vinícius el quinto, pero erró la vaselina, y el meta belga del Madrid evitó el tanto de los ucranianos con un par de buenas paradas. También la tuvo Benzema en un mano a mano, pero falló. Eso sí, el galo ya no perdona dos veces y redondeó el marcador haciendo el quinto en el descuento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento