Europa vuelve a retratar al Barça: goleado por el Benfica en la 'maldita' Lisboa

Darwin Núñez celebra su gol en el Benfica - FC Barcelona
Darwin Núñez celebra su gol en el Benfica - FC Barcelona
EFE

Europa volvió a sacar los colores al Barça. En Lisboa, tierra de malos recuerdos recientes, sufrió su segunda goleada en esta Champions, en la que lleva seis goles en contra y ninguna a favor. El Benfica se aprovechó de los errores atrás y del desacierto ante la meta rival de los azulgranas para dejar contra las cuerdas al equipo culé... y a Koeman. Quizás tengan razón el entrenador neerlandés y Piqué con su ‘esto es lo que hay’.

¿Debe el Barça destituir inmediatamente a Koeman?

El técnico neerlandés apostó por protegerse con tres centrales ante la complicada salida a Da Luz, y su planteamiento se vino abajo en tan solo dos minutos. Una pérdida de Pedri propició una contra del Benfica, en la que Darwin encaró a Eric García, aprovechó el espacio que le dejó y se sacó un disparo raso que batió a Ter Stegen.

Le tocaba remar a contracorriente al Barça, que estuvo a punto de lograr el empate poco después. Pedri decidió sacarse la espina de la pérdida anterior con un gran pase que dejó a Frenkie de Jong solo en el área.�El neerlandés le regaló el gol al otro De Jong, Luuk, pero el delantero se confió y su disparo a puerta vacía se encontró con la pierna de un defensa luso.

Se había rehecho bien el conjunto azulgrana del gol, y sus acercamientos creaban bastante peligro. Un chut de Pedri se fue fuera por poco y otro de Depay, en una contra, se topó con un defensor.

El Benfica poco a poco cogió el mando del choque, lo que sacó de sus casillas al Barça... y a Piqué. El central, que ya tenía una amarilla, se jugó la segunda en una dura entrada que bien pudo costarle la segunda. No fue así y Koeman no lo dudó: Gavi al campo y el capitán blaugrana sustituido a la media hora de juego.

El dominio era lisboeta, pero las ocasiones más claras eran culés. Un preciso envío de Sergi Roberto encontró a Frenkie –quizás en fuera de juego–, que de nuevo le regaló el gol a Luuk. El nueve neerlandés de nuevo falló.

El partido no podía tener peor pinta para los azulgranas, que a punto estuvieron de encajar otro gol tras el descanso. Ter Stegen salió quién sabe a por qué muy fuera del área, Darwin se adelantó y el uruguayo disparó desde unos 25 metros a puerta vacía para encontrarse con el palo.

Lo cierto es que el Barça también tuvo las suyas. Una falta lateral la cabeceó Araujo al área pequeña, donde incomprensiblemente no llegaron a rematar el balón ni Eric García ni Luuk de Jong. Después, fue Sergi Roberto quien, a bocajarro, se encontró con que el exculé Grimaldo le dejó sin el deseado gol.

Koeman tiró entonces de Ansu Fati para tratar de darle la vuelta al partido, pero esta vez el joven talento no fue el salvador y poco después llegó el mazazo. Una gran pared entre Joao Mario y Yaremchuk acabó con una buena parada de Ter Stegen, pero en el rechace, Rafa Silva fusiló la meta culé con el exterior.

La pesadilla blaugrana no había acabado aún. Una mano de Dest en el área acabó, VAR mediante, en penalti, y Darwin Núñez se encargó de redondear una goleada que acabó con una roja para Eric García y con los culés contras las cuerdas en Champions.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento