El Sheriff saca los colores a un fallón Real Madrid

Los jugadores del Sheriff celebran un gol en el Santiago Bernabéu.
Los jugadores del Sheriff celebran un gol en el Santiago Bernabéu.
EFE

El Real Madrid se estrelló ante un equipo de un país que no existe –o nadie lo reconoce– pero que fue capaz de llegar al estadio del equipo más laureado del continente, plantarle cara y llevarse una victoria (1-2) para la historia de su equipo y de la Champions League. Los blancos, gafados y negados de cara al gol, quedaron retratados ante un Sheriff que se aferró a la espectacular actuación de su portero para sacarle los colores al equipo de Carlo Ancelotti, que comienza a mostrar sus primeras dudas.

El gran peligro del partido para los madridistas era la relajación y dicho y hecho. Poco empuje en ataque y escasa tensión en defensa para que los minutos pasaran sin que los blancos crearan demasiado peligro, más allá de un buen remate de Benzema y otro algo escorado de Valverde, mientras que el Sheriff esperaba su oportunidad.

Y esta llegó. No hizo bien el balance defensivo el equipo blanco –la relajación mencionada– y un grandísimo centro de Traoré desde la izquierda encontró a Yakhshiboev, que remató de cabeza a placer.

Tocaba espabilar, y el Madrid lo hizo, pero sin suerte. Hazard tomó el mando y una gran combinación con Benzema no encontró a Casemiro en boca de gol. Después, un error de Courtois casi lo aprovecha Yakhshiboev para hacer el segundo en un chut que lamió el palo.

Con el paso de los minutos, el Madrid encerró al Sheriff y las ocasiones cayeron una detrás de otra. Un disparo colocado de Vinícius se fue algo desviado, después un potente chut de Hazard se topó con un inspirado Athanasiadis, Nacho cabeceó fuera cuando lo tenía todo a favor, un disparo de Hazard se topó con el meta griego y otro de Casemiro, lo mismo.

El asedio fue a más tras el descanso, con un Madrid ya volcado. Athanasiadis se lució ante Hazard, pero Vinícius cayó en el área en dos ocasiones, y en la segunda el VAR avisó al colegiado del penalti, que transformó Benzema.

Kroos, Modric, Rodrygo y Jovic entraron al campo en busca del segundo, y cada acción pareció entonces medio gol, pero Athanasiadis se vistió de héroe. Le paró un remate a Vini, otro a Modric a bocajarro con la cara, uno más a Militao y otro a Jovic.

Parecía increíble que el Madrid no hubiera marcado... y entonces llegó el gran bombazo. En un saque de banda, el balón le llegó en la frontal a Thill, y su zapatazo se coló por toda la escuadra para certificar la gran sorpresa de la Champions.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento