Real Madrid y Atlético sueñan con la Champions: duros debuts para empezar

Benzema celebra uno de sus goles ante el Celta.
Benzema celebra uno de sus goles ante el Celta.
Twitter Real Madrid

Real Madrid y Atlético de Madrid quieren hacer algo grande en esta Champions. Para el equipo blanco, es su competición fetiche, pues para algo es el que más veces la ha ganado (13), y por ello volver a hacerlo es siempre su gran objetivo. Y para el rojiblanco, es su cuenta pendiente, un torneo que se le resiste pese a haberlo acariciado con los dedos en varias ocasiones.

Los madridistas inician nuevo proyecto y lo hacen de la mano de Ancelotti, el entrenador de la Décima, un hombre al que se le dan mejor los torneos cortos como la Champions (en tres ocasiones la ha ganado) que los largos.

Sin el tan deseado Kylian Mbappé, al conjunto merengue le toca confiar en que la explosión de Vinícius no sea un espejismo y en el paso adelante de jugadores como Hazard o Bale, además de que los veteranos como Kroos, Modric o Casemiro resistan.

Para empezar, nada menos que una visita al Inter de Milán, el gran rival del Grupo H, un equipo con el que ya se vio las caras la temporada pasada –le superó en ambos partidos– y que presenta un equipo a priori algo inferior tras las salidas de Lukaku o Achraf. En el banquillo neroazurro, también hay cambio, pues ya no está Antonio Conte y su relevo lo cogió Simone Inzaghi.

El Real Madrid llega pletórico de moral tras su triunfo el domingo ante el Celta. No tanto por los tres puntos, siempre importantes y más si es con una remontada y marcando goles, sino por la exhibición de Vinícius, convertido en ídolo ahora por el madridismo, y el gran momento de forma de Karim Benzema.

Ancelotti tendrá que decidir quién sale del equipo para que entre Alaba (Militao, Nacho y Miguel Gutiérrez se juegan tres puestos), mientras que en el centro del campo y el ataque todo hace indicar que repetirá el mismo equipo que en el reestreno del Bernabéu, donde destacó la posición de Hazard en la mediapunta.

El Atlético también llega cargado de moral tras su agónica victoria en el minuto 99 ante el Espanyol, pero con bastantes dudas sobre su juego. La llegada de Antoine Griezmann es un gran refuerzo, no cabe duda, pero falta lograr que encaje en el equipo. En Cornellá, el galo estuvo gris y no pudo brillar.

Simeone cuenta con un fondo de armario envidiable. El joven, talentoso e irregular Joao Félix espera su oportunidad, mientras que Correa podría salir en el partido de hoy ante el Oporto desde el banquillo. La duda es qué posición ocupará Marcos Llorente –en la derecha o en el medio– y si Kondogbia entrará en el once para dar estabilidad el centro del campo.

La mala suerte que hubo en el sorteo no deja lugar a la relajación para los colchoneros. Lograr la victoria ante los lusos (este miércoles, 21 horas) en el Wanda se antoja como muy importante, pues Liverpool y Milan son los otros dos miembros del poderoso Grupo B, en el que el pronóstico es muy incierto con cuatro equipos de gran potencial.

El Oporto ya dejó claro el año pasado su potencial, cuando alcanzó los cuartos de final de la máxima competición continental y solamente cayó cuando se cruzó con el que a la postre sería el campeón, el Chelsea. Los grandes peligros de los portugueses son su delantero centro, el iraní Mehdi Taremi, y el colombiano Luis Díaz, que llega en racha.

Atrás, una zaga sólida liderada por un viejo conocido del público español, el incombustible Pepe, que a sus 38 años sigue a un gran nivel, para frenar el potente ataque del Atlético de Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento