Messi debuta en el PSG con doblete de Mbappé... ¿en su último partido antes de fichar por el Real Madrid?

Messi, en su primer partido con el PSG
Messi, en su primer partido con el PSG
EFE

El PSG se impuso al Reims con un doblete de Mbappé el día en el que Leo Messi debutó con un equipo que no es el FC Barcelona. Un día que, sino histórico, sí será mucho tiempo recordado, tanto por el argentino como por el francés.

El gran deseo del Real Madrid fue el autor de los dos tantos, y demostró que si está mirando al conjunto blanco con un ojo, con el otro mantiene la profesionalidad absoluta con el que de momento es su equipo.

El equipo parisino abrió el partido con Mbappé y Neymar, y quedó claro que la presencia del argentino (que fue suplente hasta mediada la segunda mitad de encuentro) no es más que un añadido de lujo a un equipo que, ahora mismo es muy superior a sus rivales.

El primer tanto fue todo un ejemplo. Con la defensa del conjunto de Óscar García Junyent (que vio el partido desde la grada porque estaba sancionado) viéndolas venir, Di María fabricó al cuarto de hora un gran centro al ansiado delantero francés y este a placer remató su primer tanto del encuentro. No faltó la celebración con sus compañeros, como si no fuera a ser este su último encuentro con la elástica parisina.

Mbappé mantuvo la línea de ser el líder de su equipo, pero el Reims no se achicó. Keylor Navas tuvo que esforzarse con un par de buenas intervenciones, y un balón a la cruceta que mandó Cassama.

Minuto 62, gol de Mbappé; minuto 66, debut de Messi

En la segunda parte fue cuando llegó el momento que todos los fans del PSG esperaban. Pero antes, Mbappé marcó su segundo tanto del encuentro, muy parecido al primero y después de ver cómo le anulaban un tanto por fuera de juego al Reims. Esta vez fue Achraf el que puso el centro al '7' del PSG, que por su rendimiento pareciera que no quiere irse al Real Madrid.

El gol lo vio Messi desde la banda, donde estaba calentando para salir al campo. Tras unos instantes de dudas con el cuarto árbitro, llegó el momento: minuto 66, abrazo con su amigo Neymar y al campo.

La decisión de Pochettino de sacar al brasileño privó a los aficionados de ver al trío atacante deseado, quizá por última vez, pero sí permitió ver a un Messi liberado intentando adaptarse a sus nuevos compañeros. Los jugadores del Reims no se cortaron y empezaron a repartir de lo lindo, y el argentino ya notó que los agarrones y las faltas van a estar a la orden del día.

En los apenas 25 minutos que estuvo en el campo no hizo grandes disparos ni pases, si bien se le notó cómodo entre líneas y llegó a conectar un par de veces con Mbappé. Quizá por última vez... o sólo por primera vez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento