Así se fraguó la marcha de Messi del Barcelona: la crisis con Bartomeu, el burofax, la vuelta de Laporta...

Messi, en un partido del Barça.
Messi, en un partido del Barça.
EFE
El impactante adiós de Messi.
Europa Press

La salida de Leo Messi es una realidad que ni mucho menos puede resultar sorpresa a los barcelonistas. El capitán argentino ya lleva tanteando la posibilidad de irse desde mucho antes de que se confirmase de manera oficial, al ver que ni el proyecto deportivo ni lo que le ofrecen económicamente está a la altura de lo que él cree merecer.

La relación de Messi con el Barça, club de su vida, tiene un punto de no retorno el día que le empiezan a buscar las vueltas desde Hacienda. Pasar por los Juzgados supuso un trauma para el jugador, especialmente porque consideró que no fue del todo apoyado por la directiva culé como se esperaba. Los títulos, sin embargo, seguían llegando y las renovaciones lo mismo. La última la firmó con Josep María Bartomeu, que a la postre fue quien le hartó.

¿Se equivoca Messi al no renovar con el Barça?

El expresidente culé fue una de las víctimas del 'Messigate' que se produjo después de la temporada 2019/20, que culminó con un vacío de trofeos en las arcas blaugrana por primera vez en muchos años. Ese mismo verano, Messi envió el ya famoso burofax para hacer valer una cláusula de su contrato según la cual podía quedar libre para negociar antes de que comenzara la campaña 2020/21. 

Tras un tira y afloja que se llevó por delante al propio Bartomeu, acosado por varios flancos (el 'Barçagate', la presión de la afición, la posible marcha de Messi...), acordó que se sentaría con el nuevo presidente a negociar su futuro. La vuelta de Laporta, con quien el argentino tenía una gran relación, parecía que iba a solucionarlo todo. 

El propio Laporta había dicho que todo iba bien, y el gesto de Messi de ir a votar (algo que no había hecho nunca) apuntaba a que se iba a resolver de manera satisfactoria.

Las cuentas no dan

Mientras el Barcelona perdía la Champions y LaLiga, pero ganaba la Copa del Rey, Laporta ordenaba una auditoría externa a PWC que estimase la situación económica real del club. Se encontró que era mucho peor de lo esperado, hasta el punto de que tuvo que volver a pedir una rebaja salarial notable a todos los jugadores.

Además, para mantener a Messi en la plantilla, requería reducir su gasto en sueldos, dado que el límite salarial impuesto por la Liga para cumplir con el 'fair play' financiero obligaba al club culé a ajustar. Obligados por contrato con jugadores con fichas muy altas como Griezmann, Dembélé, Pjanic o Coutinho, que no cumplen deportivamente lo que esperaban, pero también forzados a vender, la dirección deportiva empezó a intentar colocar a estos jugadores... sin conseguirlo.

Así se llegó al 1 de julio, día en el que Messi quedó oficialmente libre. Se entró en una nueva fase de la negociación, en la que al argentino ya no se le renovaba sino que se le tenía que fichar. Javier Tebas, presidente de LaLiga, ya advertía días atrás que quizá Messi no podía ser inscrito... como finalmente así ha sido.

El Barcelona se ha quedado sin Messi, el futbolista más importante de su historia y que arrasa con un palmarés de 35 títulos. Habrá que ver si consiguen aliviar el hueco que dejará en el corazón de los blaugrana, y sobre todo si incorporaciones como las del Kun Agüero o Memphis Depay suponen un alivio deportivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento