David Smith, el gigante que tocó el cielo del voleibol sin poder escuchar a sus compañeros

David Smith disputa un encuentro con la selección americana de voleibol
David Smith disputa un encuentro con la selección americana de voleibol
David Smith Instagram

David Smith, estrella del voleibol americano, es uno de esos deportistas que rompen barreras, de los que dejan huella en grandes momentos de la historia, como por ejemplo unos Juegos Olímpicos. Un gigante de dos metros que no ha dado un paso en falso hasta liderar a la selección americana, a pesar de haber nacido sordo.

Smith es ejemplo de muchas cosas, pero sobre todo un ejemplo de supervivencia. Nacido en california con una deficiencia auditiva próxima al 90 por ciento, el americano nunca se ha dejado batir por su propia limitación sino que le ha valido más como reto que como excusa para seguir adelante. 

Gran parte del guion de su historia está escrito por sus padres, que nunca hicieron ver a su hijo como alguien diferente o limitado. Ellos fueron en parte los encargados de apretar, sin llegar a ahogar a un pequeño David que ahora es gigante. El chico fue a una escuela normal y participó en deportes colectivos animado por sus padres a aprender a soportar un entorno duro en el que él era el diferente.

La llama de los Juegos brotó en su pecho  

Criado sin complejos, el ahora atleta olímpico americano creció escalando logros deportivos a pasos de gigante. Primero el instituto, luego las mejores marcas del voleibol universitario y de ahí el salto a una élite que lo ha llevado a jugar en España, Francia y Polonia construyendo su propia vitrina de premios individuales. Sin embargo, tras muchos años de carrera sobre el parqué, hay una competición a la que David le debe mucho de su carrera, los Juegos Olímpicos.

El californiano pudo ver, la primera vez que sus padres contrataron la televisión por cable, la cita olímpica de Pekín, unos Juegos pusieron definieron el camino de su vida para siempre. Frente a la pantalla de su televisor, ese agosto de 2008 la llama olímpica brotó en el pecho de David, que ya solo pensaba en llegar a la olimpo del deporte mundial.

Londres 2012, los primeros juegos que escuchó 

David cumplió su deseo en tan solo cuatro años, pues su debut olímpico se produjo en Londres 2012 en una competición en la que el resultado será lo que menos recuerde. El americano probó durante esos Juegos unos nuevos audífonos que le permitían escuchar como nunca lo había hecho antes, provocándole fuertes dolores de cabeza cada noche que se tumbaba en la cama de la Villa. Pese a ello, logró junto a su equipo una quinta posición y, además, escuchó su primer concierto de rock en la ceremonia de clausura.

Esos primeros juegos, cargados de momentos tan especiales para él, fueron el inicio de un sueño que continuó con la presea de bronce en Río. Este martes en Tokio dijo adiós a la selección olímpica con la eliminación en la fase de grupos tras caer frente a Argentina. A sus 36 años, David termina el reto que lo llevó a lo más alto.

David Smith es un ejemplo más de aquellos que se sobreponen a la dificultades, de los que transforman debilidad en fortaleza. El pequeño David que luego fue gigante siempre hizo vida normal, pero él, sin duda, es diferente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento