Las anécdotas más recordadas de las ceremonias de inauguración de los Juegos Olímpicos

<p>Ali, en 1996, cuando fue relevista olímpico en los Juegos de Atlanta.</p>
Ali, en 1996, cuando fue relevista olímpico en los Juegos de Atlanta.
GTRES

Estos Juegos Olímpicos de Tokio serán los XXXII de la era moderna y, como en todos ellos, arrancan oficialmente con la tradicional ceremonia de apertura. Existe un sinfín de anécdotas que han quedado en la memoria de los espectadores, algunas por ser ejemplares y otras no tanto.

Berlín 1936: la primera ceremonia moderna

La ciudad de Berlín fue seleccionada como sede olímpica en 1931, un año antes de la llegada de Hitler al poder. Estos Juegos son también conocidos por ser los primeros retransmitidos por televisión, y los primeros también en los que la antorcha olímpica hizo su tradicional carrera de relevos desde Olimpia (Grecia) hasta la sede. Todo este boato se considera el precursor de las actuales ceremonias, aunque la intención era convertirse en otro elemento propagandístico del régimen.

Aquella ceremonia y los Juegos quedaron plasmados en 'Olympia', una de las películas que hizo Leni Riefenstahl para Hitler. Jesse Owens sale menos.

Montreal 76: el espontáneo y el enamoramiento olímpico

En Montreal 1976, la reina Isabel de Inglaterra fue la encargada de declarar como inaugurados los Juegos Olímpicos, por la condición de Canadá como miembro de la Commomwealth. La ceremonia se hizo en inglés y francés.

Justo en el momento en el que la Reina se disponía a comenzar su discurso, un espectador burló las medidas de seguridad y bajó a la pista de atletismo para dar una vuelta al estadio completamente desnudo. No pudo lograrlo ya que los cuerpos de seguridad le placaron antes de que la completara.

También hubo tiempo para el amor. Los organizadores querían representar de manera simbólica la armonía y unidad de Canadá y eligieron a dos niños canadienses para celebrar el multiculturalismo del país.

Stephane Prefontaine, francófono de 16 años y Sandra Henderson, de 15 años y anglófona, fueron los encargados de encender el pebetero olímpico. La foto fue ideal para mostrar el símbolo de unidad, ya que ambos se enamoraron y se casaron años más tarde.

Seúl 1988: palomas a la parrilla

Antes de Seúl 1988 existía la tradición olímpica de soltar palomas como mensaje de paz mundial. Normalmente las palomas volaban y salían del estadio. En este caso, cerca de diez palomas se posaron justo encima del pebetero olímpico en el mismo momento en el que se encendía la antorcha. Las palomas murieron calcinadas, y se decidió acabar con esta costumbre para que no se volviese a repetir un suceso parecido.

Barcelona 1992: la flecha de Rebollo no entró

Tras una espectacular ceremonia de inauguración que contó con las actuaciones de Montserrat Caballé o Plácido Domingo. El arquero Antonio Rebollo era el último relevo del entorchado olímpico. 

Rebollo tensó el arco, disparó y su flecha con la llama olímpica pasó de largo, y no cayó en el pebetero. Este posible fallo estaba previsto y la llama se encendió igual.

Atlanta 1996: el atentado del Centennial Park y la imagen de Ali

El 27 de julio de 1996, un terrorista fundamentalista estadounidense colocó una bomba en el Centennial Olympic Park de Atlanta. Por suerte, un guardia de seguridad descubrió la bomba antes de que detonara y pudo desalojar a la mayoría de espectadores del parque.

La bomba explotó y causó la muerte de una espectadora, e indirectamente, la de un cámara turco que sufrió un infarto; otras 111 personas resultaron heridas levemente. A pesar de este incidente, los Juegos comenzaron ese mismo día y no se produjo ningún altercado más durante su celebración.

Dentro de la ceremonia de apertura de los Juegos de Atlanta 96 se vio otra imagen que marcó a toda una generación. La leyenda del boxeo, Mohamed Alí fue el encargado de llevar la antorcha olímpica en el último relevo de camino al pebetero del estadio. Durante esos pocos minutos, todos observaron el grado de Párkinson tan avanzado en el que se encontraba Alí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento