La irónica felicitación de Feliciano López a Miquel Iceta, que este le ha agradecido pensando que era en serio

Miquel Iceta y Feliciano López
Miquel Iceta y Feliciano López
EP / Archivo

Miquel Iceta se ha convertido en el nuevo titular del ministerio de Cultura y Deportes, un cargo del que depende mucho del futuro de la industria para muchos ídolos del fútbol, el baloncesto, el tenis, el motor y demás disciplinas deportivas.

Es por ello que ha suscitado muchas reacciones, algunas a favor y otras en contra, desde este último lado. Una de ellas es del tenista Feliciano López, cuyo mensaje en twitter sin contexto se puede entender como que realmente se alegra de la llegada del extitular de la cartera de Política Territorial y Función Pública.

"Estoy encantado con nuestro nuevo ministro de cultura y deporte. No creo que España pueda encontrar un mejor representante para ambos ministerios. Enhorabuena, Miquel Iceta", ha escrito el tenista y director del Mutua Madrid Open. Si no fuera porque López ha mostrado muchas veces que es totalmente contrario a este gobierno, algo que Iceta debe desconocer, este es un mensaje de felicitación sin más.

Pero no es el caso. Feliciano López ha sido uno de los deportistas más activos en las redes sociales para criticar las acciones del ejecutivo. De hecho, de manera muy elocuente ha resumido en otro tuit su opinión sobre la profunda remodelación del Consejo de Ministros: "“Cambiar todo para que nada cambie” me parece una reflexión dominguera interesante.".

Con estos datos sobre la mesa, la reacción de Iceta acerca de la felicitación de López tiene una doble lectura: o realmente cree que va en serio, o él también ha tirado de ironía. Hasta que twitter implemente algún sistema para identificar la literalidad de lo metafórico, sólo se puede confirmar que el ministro ha respondido al mensaje con un escueto: "¡Muchísimas gracias!".

Por la reacción de los usuarios, está claro que parece que la idea generalizada es que realmente no ha pillado la ironía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento