Los brotes verdes de la selección española de Luis Enrique: objetivo Catar 2022

Pedri y Ferran Torres
Pedri y Ferran Torres
EFE

La selección española cayó en semifinales de una Eurocopa en la que ha ido de menos a más, contra una Italia a la que dominaron y fueron superiores todo el partido. Las sensaciones fueron mejorando en cuanto la afición comenzó a "conocer" al equipo de Luis Enrique y descubrir la gran calidad que atesoran sus futbolistas pese a que los nombres sean menos conocidos de los que lo fueron Xavi, Iniesta, Villa y compañía.

Lo que ha dejado claro esta selección es que tienen una larga proyección a futuro -con vistas a Catar 2022- pero, quizás más importante, ya han realizado un importante recorrido. Luis Enrique ha logrado, por fin, que en España se dé ese relevo generacional -con éxito- que tantos años se lleva pidiendo y buscando. Por fin, la Roja convence en una competición absoluta y las esperanzas de victoria no vienen solo de ganar en categorías inferiores.

Una de las pocas cosas que se le puede achacar a esta selección es la falta de galones y experiencia de sus jugadores más determinantes en ciertos momentos, algo que solo dará el tiempo y de lo que más pronto que tarde se beneficiarán. En el otro lado de la balanza, un fútbol que vuelve a gustar, con un grupo de jugadores muy unido y varios nombres para apuntar y emocionarse.

Pedri

Ya lo dejó claro Luis Enrique en la rueda de prensa tras la eliminación: "Lo de Pedri no se lo he visto a nadie". Hace a penas un año, el canario jugaba en Segunda, no había debutado con el Barcelona, y a día de hoy es prácticamente intocable en esta selección. A sus 18 años y 62 partidos a sus espaldas esta temporada -solo se ha perdido un minuto de la Eurocopa-, ha dado una 'masterclass' de contemporización y visión a la altura de muy pocos. 

Pese a su corta edad, muestra una confianza y comodidad en el centro del campo más típicas de un futbolista veterano. Su gran lastre, la definición. No obstante, no ha dudado en liderar el juego de este equipo con gran personalidad y desparpajo, ilusionando a la afición con un gran presente y un mejor futuro. Bienvenidos al carro de Pedri.

César Azpilicueta

El defensa ha sido toda una reivindicación con España en esta Eurocopa. Se ganó a pulso su presencia en el torneo, siendo uno de los principales responsables de la Champions del Chelsea. Azpilicueta ha aportado los galones y la experiencia que necesita esta selección, sobre todo en defensa. Pese a que comenzó en el banquillo, no desaprovechó la oportunidad que le dio Luis Enrique y una vez lo tuvo, no soltó el lateral derecho en ningún momento. Expeditivo en defensa e incisivo en ataque, aportando versatilidad para jugar también en el centro de la defensa. Estrella recuperada por Luis Enrique.

Dani Olmo

Otro de los grandes futbolistas que ha rescatado Luis Enrique es a Olmo. El centrocampista ya había gozado de mucha confianza y protagonismo en los duelos previos a la Eurocopa, pero se dudaba de su calidad para ser uno de los delanteros titulares en toda una selección española. Ya no. Ha dejado claro que está aquí para quedarse y todo apunta a que será uno de los nombres propios de los próximos mercados (y torneos), con los grandes equipos de Europa rifándoselo. Su elegancia y electricidad a partes iguales le hicieron uno de los mejores de España contra Italia, aunque su partido terminase con la máxima pena.

Unai Simon

Se cerró el debate en la portería de la selección española. Unai se ha convertido en otra de las grandes noticias de esta Eurocopa, habiendo mostrado ser todo un salvador en la meta y un futbolista con una enorme personalidad dentro del campo. Tras su error contra Croacia, dio una exhibición contra estos y en cuartos contra Suiza, además de haber parado tres penaltis. Su única tarea pendiente, pulir el juego con los pies, algo que se antoja clave en el estilo de juego de la selección. No obstante, la Roja vuelve a recuperar la estabilidad bajo palos.

Ferran Torres

Otro que se ha ganado a pulso un puesto en el once titular de esta selección es Ferran. Pese a que contra Italia no estuvo muy fino, el extremo rebosa calidad y aporta ese desborde que tanto necesita España, sobre todo en partidos atascados. El valenciano es diferente y diferencial, algo que ha demostrado siendo el máximo goleador de la España de Luis Enrique, con 8 tantos en los 17 partidos que ha dirigido el técnico. 

Al igual que con Pedri u Olmo, la mejor noticia son sus escasos 21 años y todo el potencial que demuestra tener, no solo el que parece que tenga. Junto con Sarabia, se marcha de la Eurocopa como el segundo máximo realizador de la selección, jugando de extremo. 

Luis Enrique

Sus estilo como entrenador o su actitud pueden gustar más o menos, pero lo que ha quedado claro es que el buen papel que ha firmado España en esta Eurocopa es responsabilidad de Luis Enrique. Cuatro años después de su salida del Barça y sin ningún gran torneo disputado desde entonces, todos los focos recaían sobre cómo iba a rendir en la puesta de largo de su equipo y ha respondido a las mil maravillas.

Ha tardado en comulgar con la afición -y viceversa- pero las sensaciones que ha dejado su España han sido muy gratas, creciendo en juego según ha ido avanzando el torneo. Aunque hayan aspectos que convencen más o menos, los seguidores ya han de creerse a su selección. Tripulantes del barco de Luis Enrique, a bordo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento