La estadística que da alas a la Selección española: nunca ha perdido unas semifinales en un gran torneo

La Selección española celebra el pase a semifinales de la Eurocopa.
La Selección española celebra el pase a semifinales de la Eurocopa.
EFE

La selección española ha dejado atrás los fantasmas y la falta de confianza del inicio de la Eurocopa y ya está en semifinales del torneo. Los de Luis Enrique sufrieron ante Suiza en el tiempo reglamentario pero estuvieron más acertados en la tanda de penaltis y buscarán la quinta final de su historia en la cita continental.

Pese a las dudas suscitadas en el juego, esta selección ha dejado claro que no se les puede dar por muertos. Además, tienen a su favor una estadística importante: la Roja nunca ha perdido unas semifinales en una Eurocopa o Mundial.

La primera vez que la Selección llegó a unas semifinales de Euro fue en 1964, cuando ganó por 2-1 a Hungría en el mismo Santiago Bernabéu que la vio levantar el primer título de su historia ante la Unión Soviética con goles de Marcelino y Pereda.

Tuvieron que pasar 20 años para que la Roja regresara a unas semifinales de un gran torneo y fue de nuevo una Eurocopa, la de Francia 1984. La Selección venció a Dinamarca en semis con un gol de Maceda, aunque esta vez no corrió la misma suerte en la final en la que se vio superada por la anfitriona por 2-0, quedando subcampeona. 

La época dorada de la Selección

Más de dos décadas pasó España sucumbiendo al fantasma de los cuartos de final y naufragando en los grandes torneos, hasta que la historia cambió a partir de 2008.

Aquel año, y bajo la batuta de Luis Aragonés, la Roja llegó a la Eurocopa de Austria y Suiza con un equipazo y ganas de todo. Tras superar de manera épica la barrera de los cuartos ante toda una Italia y por penaltis, el combinado nacional venció en semifinales a Rusia con una de las mejores segundas partes en cuanto a juego de la historia de la Roja. Los goles de Xavi, Güiza y Silva le daban el pase a la final, en la que España venció a Alemania con el inolvidable gol de Fernando Torres.

Sólo dos años después, ya dirigidos por Vicente del Bosque, la Selección conquistó el primer -y de momento único- Mundial de su historia en Sudáfrica. 

Las semifinales de aquel año soñado enfrentaron a España con Alemania, en un partido que se saldó con 1-0 gracias a un cabezazo de Puyol que remató todo el país. La final, ante Holanda, con el eterno gol de Iniesta en el 116.

La asombrosa época dorada de España aún se extendería dos años más, hasta la Eurocopa de 2012, celebrada en Polonia y Ucrania. Unas agónicas semifinales ante Portugal que se resolvieron en penaltis en favor de la Roja, que terminaría endosándole a Italia un sonoro 4-0 en la final.

Cinco semifinales de cinco superadas y cuatro títulos. La estadística no es garantía de nada, pero la realidad es esta: la Selección española no sabe lo que es perder una semifinal en un gran torneo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento