Lukaku se confirma como uno de los 'killer' de esta Eurocopa ante Finlandia

Romelu Lukaku celebra uno de sus goles en el Finlandia - Bélgica
Romelu Lukaku celebra uno de sus goles en el Finlandia - Bélgica
EFE

Como era previsible, Bélgica se impuso (aunque con menos ventaja de la que esperaban) 0-2 a una Finlandia que, pese a la derrota, aún espera ser una de las mejores terceras para pasar de ronda. La victoria de Dinamarca sobre Rusia les benefició, dado que los de Cherchésov cayeron humillados por 1-4.

La gran estrella del partido fue Romelu Lukaku, que con su tercer gol en este torneo se confirma como uno de los grandes delanteros de esta Eurocopa. El otro lo marcó Thomas Vermaelen.

La selección de Bélgica se unió a Italia y Países Bajos como las únicas en conseguir el pleno de puntos, en un partido en el que no especularon. Sin tener su habitual fútbol ofensivo, no pudieron acabar con la resistencia finlandesa hasta el tramo final de la segunda parte, y apoyados en una carambola fatal de un Lukas Hradecky que hasta entonces había estado a gran nivel.

Roberto Martínez no pensó en los octavos de final y, salvo en los carrileros, con Trossard y Chadli entrando por Meunier y Carrasco, y en la delantera, donde entró Eden Hazard por su hermano y el joven Doku por Mertens, dispuso un once ya con Witsel y De Bruyne de titulares para tener el mando del choque durante casi todos los 90 minutos.

Finlandia, sabedora de su inferioridad, prefirió resguardarse y buscar un contragolpe para intentar salvar el punto que le diese el billete para octavos en su primera participación, ahora en duda al quedarse con tres puntos y un -2 en el 'goal-average' que hace complicada su continuidad.

Los belgas tuvieron el mando, pero no pudieron resquebrajar el orden finlandés, salvo en contadas ocasiones en los primeros 45 minutos con un gran eslalon de De Bruyne, un cabezazo de Lukaku y, sobre todo, un disparo de Doku, repelido por una buena mano de Hradecky.

Y tras el descanso no varió en exceso el guión, salvo que Finlandia trató de desplegarse más para inquietar a un Courtois que tuvo una noche plácida. No la tuvo Hradecky, que volvió a estar ágil para evitar que Hazard, que había dado el susto al descanso al dolerse del tobillo, se reencontrase con el gol.

Lukaku sí lo hizo tras un gran pase de De Bruyne minutos después, pero el VAR, milimétrico, acudió al rescate del combinado escandinavo. Sin embargo, la suerte le fue esquiva cuando se preparaba a afrontar el cuarto final y con Dinamarca ya arrollando en Copenhague a Rusia para empezar a arrebatarle la segunda plaza.

Un cabezazo de Vermaelen dio en el palo y el rebote impactó en Hradecky, cuyo acto reflejo de intentar repeler el balón lo terminó enviando a la red. Finlandia no tuvo argumentos para echarse decididamente arriba y Lukaku acabó sentenciando para una Bélgica que ya espera a una tercera de grupo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento