Pantic, Hierro, Kiko, Roberto Carlos... mitos atléticos y madridistas recuerdan cómo se vive un final de liga de infarto

De izquierda a derecha: Pantic, Hierro, Kiko, Roberto Carlos y Toni Muñoz
De izquierda a derecha: Pantic, Hierro, Kiko, Roberto Carlos y Toni Muñoz
Archivo

Este sábado en torno a las 20:00 se sabrá quién es el campeón de LaLiga 2020/2021. La única certeza es que será un equipo de la capital, Atlético o Real Madrid, pero lo demás está en el aire.

Los devenires de esta temporada han hecho que todo se decida en una última jornada que apunta a ser de infarto. Muchos jugadores no saben lo que es llegar a este límite, y por eso lo mejor es aprender de futbolistas históricos de ambos clubes que levantaron un trofeo liguero en el último partido. Leyendas de los dos clubes explican a 20minutos/Sportyou cómo se preparan para algo así y cómo lo vivieron ellos.

Héroe del histórico doblete del Atlético en la temporada 95/96, Milinko Pantic (Loznica, Serbia, 1966) recuerda cómo fue aquella concentración en Segovia antes de ganar al Albacete en la última jornada de LaLiga.

Pantic: "Estoy seguro al cien por cien de que ganaremos LaLiga"

Milinko Pantic (Loznica, Serbia, 1966) fue uno de los héroes del histórico doblete del Atlético en la temporada 95/96 y sabe cómo se viven situaciones similares a la que está viviendo su club. 

Una de las cosas que le quedó marcado fue la concentración en Segovia antes de ganar al Albacete en la última jornada de LaLiga: "Otra semana de infarto como nos pasó a nosotros, pero eso es lo bueno del deporte, vivir situaciones así. Recuerdo que Radomir Antic nos concentró varios días en Los Ángeles de San Rafael. Allí estuvimos haciendo más fuerte al grupo… yo particularmente no soy partidario de estar tanto tiempo reunidos porque al final le metes mucha presión al jugador, pero nos salió bien".

"Nunca se me olvidará nuestro viaje desde Segovia al estadio. La entrada en el túnel del Vicente Calderón fue impresionante, espectacular. No sé cuánta gente había"

Aunque no tiene ninguna anécdota especial de aquellos días ("de memoria ando muy justo", bromea) tiene grabada la llegada en autobús. "Nunca se me olvidará nuestro viaje desde Segovia al estadio. La entrada en el túnel del Vicente Calderón fue impresionante, espectacular. No sé cuanta gente había. No sólo en el estadio, sino por el camino. Muchos coches con nuestras banderas acompañándonos, animándonos, asomándose por las ventanillas… de eso sí que me acuerdo perfectamente".

En cuanto a la presión que pueden tener los actuales jugadores del Atlético, Pantic la compara con la que podían tener ellos pese a haber ganado la Copa del Rey 20 días antes con un cabezazo suyo. "Nosotros igual que ahora el equipo de Simeone tuvimos una gran ventaja durante el campeonato que perdimos partido a partido. No ganamos en casa contra Betis, Valladolid, Zaragoza, Valencia... fallamos muchísimo en casa, pero lo bueno es que lo recuperábamos lejos del Vicente Calderón. Llegamos al último partido con el agua hasta el cuello, con el Valencia de Mijatovic detrás y teníamos la necesidad de ganar el partido y lo hicimos", se felicita.

Pese a haber perdido mucha ventaja, Pantic cree que ganarán LaLiga porque “después de lo sucedido contra el Osasuna, el equipo cree en ellos". "Cuando dependes de ti mismo es más fácil, aunque el Valladolid salga a muerte por mantenerse en Primera esperando una carambola, pero el Atlético ahora es un equipo muy fuerte después de ganar remontando", afirma.

Él será uno de los afortunados que estará en el estadio de Pucela invitado por LaLiga y lo vivirá desde el palco, aunque con menos nervios que entonces. El fútbol en el estadio se ve de diferente manera. "Si pudiera bajar al vestuario, ¿qué les diría a los jugadores?", se le cuestiona. "No lo sé. Simeone seguro que preparará el partido durante esta semana muy bien. De una manera muy correcta para ganar los tres puntos sin pensar en otra cosa. El entrenador no debe molestar mucho. Debe hacer una charla corta de motivación, porque después de tantos partidos en LaLiga, cada jugador sabe lo que debe de hacer. Los jugadores en días así quieren estar concentrados en su mundo y preparar el partido a su manera. No hay que dar charlas de una hora porque todos darían cabezazos", considera.

Fernando Hierro: "Esa última semana se me hacía eterna"

Fernando Hierro (Vélez-Málaga, 1968) asumió con naturalidad liderar un equipo que, obligado a ganar siempre, también sufrió. Por eso, para ambos equipos, es consciente de que lo principal es mantener la calma.

"En una semana como la que está viviendo el Atlético de Madrid, no hay que darle muchas vueltas porque todo está en sus manos. No es como el Real Madrid, que además de ganar su partido debe estar pendiente de lo que hagan en Valladolid los rojiblancos. El Atlético no debe acordarse de los puntos que tenía de ventaja y sí pensar en cómo han llegado y cómo el Real Madrid y el Barcelona les han dejado poder depender sólo de ellos", opina el excapitán blanco.

Hierro cómo fue aquel final en el año de su despedida en el que ganaron LaLiga frente al Athletic Club en casa. "No se parece en nada a los que tienen ahora los del Madrid o del Atlético. Nosotros dependíamos de nosotros, pero en casa y con nuestra afición. Ahora la película para el Real Madrid es muy diferente. Tienen un mérito extraordinario porque, pese a todo, ahí están luchando por LaLiga, pero sin depender de su triunfo y sí del pinchazo de los del Cholo además de ganar al Villarreal".

Explica el excapitán del Real Madrid que "hubiera adelantado el reloj varios días". "Era innecesario estar una semana entera esperando para jugarte toda una temporada en 90 minutos. Se me hacía eterna la semana. Por mi, hubiera jugado el mismo lunes y me hubiera evitado la comedura de coco y también a algún compañero le hubiéramos salvado las uñas", bromea.

"Se me hacía eterna la semana. Por mi, hubiera jugado el mismo lunes y me hubiera evitado la comedura de coco y también a algún compañero le hubiéramos salvado las uñas"

Su táctica consistía en tener mucha tranquilidad "quizás porque el Madrid está acostumbrado a jugar tantas finales, todos o casi todos nos tranquilizábamos hablando poco del partido, aunque sabíamos la responsabilidad que teníamos, pero ya no había vuelta atrás". "Si estábamos ahí era porque no habíamos hecho bien todo o porque quizás no hicimos algunas cosas del todo bien y por eso nos lo jugábamos en el último partido. Todo depende de cómo lo queramos ver porque también en alguna ocasión nos dijimos que si teníamos opciones es porque los demás nos había dejado vivos como ahora le pasa al Madrid en esta temporada", recuerda.

Insiste el central malagueño en que "hay que relajar a los jugadores. Hay mucho estrés, mucho nerviosismo, mucha tensión y quizás demasiada ansiedad ante algo que es dificilísimo de controlar. El trabajo ya lo hicimos y ahora si está en nuestra mano, hay que ganar y si dependemos de otros... esperar a que fallen. Nada más".

Kiko: "Simeone va a estar comiéndoles la oreja constantemente"

Francisco Narváez 'Kiko' (Jerez de la Frontera, 1972) sabe lo que significa jugarse 'la vida' en un último choque de LaLiga vistiendo la camiseta del Atlético de Madrid: como Pantic, le ocurrió en el 96. En aquel equipo campeón que se jugó la Liga tras levantar la Copa del Rey también estaba el Cholo Simeone.

"Ganar la Copa nos metió aún más presión. No conozco a nadie, quizás Guardiola, con más pasión que el Cholo y no sabes cómo vive esos momentos de angustia deportiva. Simeone se viene arriba cuando peor están las cosas. Es un fenómeno que no mengua ante las dificultades. Se crece".

En ese sentido, el carácter del argentino quedó patente en la concentración. "Mientras que Antic cuidaba la ansiedad, Simeone no descansaba de incitar al grupo a no despistarse. Toda la semana estuvo diciéndonos lo que unos y otros teníamos que hacer y el día del partido estuvo agotador. Cada media hora pasaba revista llamando a las puertas gritándonos a todos y no abandonaba la puerta hasta que los de dentro respondíamos diciéndole que estábamos despiertos y con la tensión necesaria para ganar el partido al Albacete". Entiende Kiko que la semana será dura para la plantilla porque el míster les estará "comiendo la oreja constantemente".

"La única manera para quitarme el 'cagancho' de encima era esconderle los zapatos a Vizcaino o contar mil chistes"

A él mismo le tocó 'sufrir' al Cholo. "Tuve que explicarle que tenía mucho miedo y que la única manera para quitarme el 'cagancho' de encima era esconderle los zapatos a Vizcaino o contar mil chistes que me evadían del peso de la responsabilidad que por supuesto siempre tuve y que luego le demostraba en el campo. Le costó comprenderme y me decía constantemente que todo dependía de mi genialidad en el campo. '¿Vos qué queréis ser?' 'Pues futbolista y de los buenos, pero Cholo, entiéndeme, es mi manera de concentrarme'", rememora.

Aquella capacidad para dirigir al equipo es lo que hoy ha hecho que Simeone imprima un carácter inconfundible al Atlético, opina su excompañero Kiko. "Imagínate si era entrenador siendo jugador que, en un Trofeo Colombino, en pretemporada, nos reunió en una habitación para explicarnos cómo teníamos que jugar el torneo de verano. Llevaba cuatro días en el Atlético de Madrid y no le gustaba la pretemporada y pidió permiso para darnos una charla antes de un torneo de verano... ¿Te lo imaginas? Pues ya sabes quién es el entrenador del Atlético de Madrid. Tiene defectos evidentemente, pero tiene muchas más virtudes que llevará al Atlético de Madrid a ganar LaLiga".

Kiko Narváez insiste "no me imagino perdiendo LaLiga porque el equipo se lo cree". Si pudiera entrar en el vestuario, el histórico delantero apunta que les pediría calma y sobre todo que escucharan al míster. 

"Les diría que se sentasen todos y que abrieran bien los oídos para escuchar lo que nos diga Simeone. Volvería a escuchar una de sus 'charletas' porque me motivarían tanto... No veo el fracaso después de una reunión con Simeone... Si eso sucede, perder LaLiga sí que sería una gran cornada que terminaría en la enfermería gravemente herido y de ganarla, será una demostración de grandeza y de convencimiento, de que siempre en el deporte se puede ser mejor. Una lección de que nunca hay que bajar los brazos, incluso enfrentándose a dos grandes equipos como el Madrid y el Barça", zanja.

Roberto Carlos: "Una semana así, hay que vivirla con tranquilidad"

Roberto Carlos (Garça, Sao Paulo, Brasil, 1973) no se mostró nunca nervioso ante situaciones extremas como la semana que están viviendo los atléticos y los madridistas. El mítico lateral brasileño considera que estos momentos "hay que vivirlos con mucha tranquilidad". "El que gane después que lo celebre y el que pierda a lamentarse. Si se ha llegado hasta el final de esta manera es porque lo han hecho todos bien y ganará el que mejor lo haga en el último partido", resume.

Roberto ha vivido situaciones en LaLiga increíbles. "Nuestros goles y los de Tamudo nos dieron un campeonato impresionante muy largo. En mi despedida del Real Madrid ganamos al Mallorca y te aseguro que antes durante la semana no pensé en la última jornada de LaLiga. Sólo le daba vueltas a mi paso por el Real Madrid. Es verdad que había gente muy nerviosa que se sorprendían de mi calma, pero es que yo ya había hecho mi carrera en el Madrid. Sí, claro que soñé con un penúltimo título con el Real Madrid, pero me dediqué a darles mucho cariño a todos".

"Aprendí que en los triunfos y en las derrotas todo está decidido por el trabajo realizado anteriormente"

"Mi carácter me permite vivir de una manera especial. Aprendí que en los triunfos y en las derrotas todo está decidido por el trabajo realizado anteriormente. Te prometo que ni en las tres finales de la Champions o en los campeonatos ganados en el último momento, dejé que los nervios o la ansiedad me vencieran... qué le voy a hacer".

Reconoce haber aconsejado a los jóvenes que tuvieran calma ya que "en un equipo como el Madrid no hay tiempo para lamentos. Todo va muy deprisa, tanto ganando como perdiendo. Insisto que en lo de las concentraciones hay que intentar evadirse un poco y tener la confianza en tu trabajo. Es verdad que a veces no hay recompensa pese al buen trabajo, pero ponerte de los nervios no te va a dar títulos por comerte las uñas la noche anterior", insiste.

Toni Muñoz: "Si el Cholo es la mitad de pesado que fue conmigo, seguro que el Atleti gana LaLiga"

Toni Muñoz (Córdoba, 1968) fue otro jugador del Atlético que 'sufrió' a Diego Simeone como compañero, y sabe que el factor de la afición será crítico.

"La diferencia está en la afición que no estará en Valladolid. Cuando nosotros ganamos LaLiga teníamos el estadio lleno y estábamos convencidos de que íbamos a ganar al Albacete. Sabíamos que íbamos a sufrir, pero con nuestra gente iríamos más ligeros como así fue", recuerda.

¿Quién crees que ganará LaLiga?

La labor de Antic fue clave en esa concentración ya nombrada en Los Ángeles de San Rafael. "Nos metió mucha presión además de la que teníamos. Nos llenó de ilusión porque veníamos de ganar la Copa al Barcelona y nos hizo soñar imaginándonos lo que para nosotros y para nuestra afición, podría significar ganar la Copa y LaLiga", recuerda. Eso sí: había una palabra clave. "'Rado' sólo hablaba de ganar. Ganar y sólo ganar. Teníamos que tener en la cabeza que había que ganar por nuestra afición y por nosotros que entraríamos en la historia del fútbol y del Atlético de Madrid", recuerda. Y vaya si lo hicieron.

Toni, que siempre fue un tipo pausado, muy calmado incluso en los peores momentos, es uno de los que mejor conoce a Simeone porque compartía habitación con él. "Qué nervios. No me dejaba dormir ni la siesta. Me tenía despierto a todas horas visualizando situaciones del partido y hablando constantemente. Le mandé unas cuantas veces a tomar viento fresco, pero a él le daba igual. Si ahora es la mitad de pesado que fue conmigo en aquella semana, seguro que el Atlético de Madrid es campeón de LaLiga. Seguro que les convence a todos de que nadie, nada más que ellos, merecen ser campeones".

"Simeone no me dejaba dormir ni la siesta. Me tenía despierto a todas horas visualizando situaciones del partido y hablando constantemente"

¿Tan importante era Simeone entonces y ahora a la hora de convencer? "Sin duda. No escucho sus charlas, pero a mí me tiene convencido. Yo lo tengo claro, siempre hay luego circunstancias, pero el Atlético saldrá a ganar en Valladolid y será campeón de LaLiga. Yo estoy convencido, así que imagínate un jugador de Simeone. Diego tiene todas las armas para convencer. Sabe vivir y nadar mejor que nadie en estos conflictos y en estas aguas. No tenía entonces ni tiene ahora dudas de cómo se debe afrontar una semana como la presente".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento