La polémica pausa de hidratación en el Atlético - Osasuna: ni fue la única, ni fue antirreglamentaria

Los jugadores del Atlético celebrando la victoria contra Osasuna
Los jugadores del Atlético celebrando la victoria contra Osasuna
EFE

El Atlético de Madrid se mantiene vivo y gran favorito para llevarse el título de Liga en la última jornada gracias a una heroica remontada frente a Osasuna. Los de Simeone se vieron perdiendo a quince minutos del final, pero Renan Lodi primero y Luis Suárez después le dieron la vuelta al marcador.

Entre el gol navarro, obra de Budimir, y el del futbolista francés del Atlético pasaron apenas 7 minutos... entre los que hubo una pausa de hidratación. Esos segundos en los que los futbolistas aprovecharon para beber agua también sirvieron para que Simeone diera unas mínimas instrucciones y pidiese insistentemente que estuviesen "fuertes de la cabeza", con el objetivo de que los suyos tuvieran calma.

Estas instrucciones dieron resultado, ya que su equipo remontó el 0-1 en contra para acabar 2-1.

Esta pausa de hidratación ha traído polémica. Los grandes perjudicados son los del Real Madrid, que durante un buen rato fueron líderes de la clasificación, pero que se sienten ahora muy enfadados por este parón que, a efectos prácticos, supuso un tiempo muerto como en el baloncesto: los que iban perdiendo, el Atlético, enfriaron los ánimos y los que iban ganando, en este caso Osasuna, vieron cómo les rompía el ritmo el parón.

Qué dice la norma

Estas quejas caen por su propio peso si se comprueba lo que establece la normativa. El delegado de la RFEF, los árbitros y los delegados de cada equipo se reúnen varias horas antes para establecer el protocolo para disputar el encuentro y tratar diversas cuestiones, como la posible pausa para hidratarse en caso de que el partido se juegue en verano. 

La normativa deja claro que se deberá parar en los partidos en los que se superen los 30ºC (cifra no fija, sino estimación, ya que en Madrid no se alcanzó esa temperatura este domingo entre las 18:00 y las 20:30) que se disputen entre los meses de mayo a septiembre, que es donde pueden tener más problemas los futbolistas. Dicha pausa, y aquí es donde estriba la clave, debe ser aceptada y consensuada por los dos equipos y por el cuerpo arbitral, que establece cuándo debe producirse.

Dado que tanto Osasuna como Atlético ya sabían de antemano que habría una pausa de hidratación (de hecho, hubo dos, una en cada parte), no se puede argumentar que fuera a beneficiar más a uno que a otro, tanto en cuanto no se podía saber cómo iría el marcador en ese momento.

Los otros parones para hidratarse

El Atlético - Osasuna no fue el único que se paró para que los futbolistas se refrescaran. En Primera, también se detuvo el Betis - Huesca y el Getafe - Levante; en Segunda, el Fuenlabrada - Rayo Vallecano. Estos dos últimos, como el partido disputado en el Wanda Metropolitano, se jugaron en la Comunidad de Madrid, en unas condiciones de calor y humedad en el ambiente equiparables.

De hecho, el conjunto blanco también vio cómo le paraban el partido de su equipo femenino, ante el Eibar. El encuentro se disputó en el Alfredo Di Stéfano de Valdebebas, en Madrid, con victoria para el equipo madridista por 2-0.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento