Ocho años de la última victoria de Fernando Alonso en Fórmula 1: aquella inolvidable salida del GP de España

Fernando Alonso celebra su victoria en el GP de España de 2013
Alonso celebra su victoria en el GP de España de 2013
Ferrari © FOTO STUDIO COLOMBO

Fernando Alonso tiene, de momento, 32 victorias en Grandes Premios de Fórmula 1 en su palmarés. Entre las históricas se pueden contar varias, como la primera en el GP de Hungría de 2003, la de San Marino 2005 o la que se conmemora este 12 de mayo, la de España 2013, que es la última que ha logrado a día de hoy.

Ocho años han pasado del último baño en champán de Alonso como vencedor de una carrera de F1 (no de otras categorías), una carrera que se cuajó desde los primeros metros, una de las especialidades del piloto español. Salía quinto y antes de llegar a la meta de la primera vuelta ya se había puesto tercero. A recordar: ese adelantamiento por fuera a un Lewis Hamilton que, por entonces, aún no era el emperador. La locura se desató en las gradas.

Aquel fin de semana estaba Montmeló abarrotado, como en los buenos tiempos. La afición se volcó con el asturiano, pese a que ya habían vivido las decepciones de 2010 y 2012, cuando rozó el título que acabó cayendo en manos de Sebastian Vettel, y ese impulso le dio alas.

Bandera en mano (casi le cuesta una sanción por introducir un "elemento extraño" en el monoplaza), Alonso dio la última vuelta de formación agitando la enseña española, orgulloso del éxito conseguido y aún confiado de que podía haber grandes cosas ese año. El devenir de la temporada no le acompañó, Vettel volvió a ganar el título y él se fue quedando atrás en la lista de candidatos a las victorias, pero tiempo después recordaría aquel 2013 como uno de sus mejores años.

En el podio de Montmeló estuvo Alonso, acompañado por Kimi Raikkonen (por entonces en Lotus, precedente del actual Alpine) y por Felipe Massa, por entonces compañero del asturiano en la Scuderia. Artur Mas, que por entonces era el presidente de la Generalitat y, por tanto, una de las mayores autoridades presentes en el trazado, fue el encargado de darle el trofeo.

Fue una temporada en la que Ferrari entró en su fase más tragicómica, con evoluciones pésimas, decisiones erróneas en el muro y problemas de todo tipo. De hecho, desde esta victoria no volvió a ganar ese año ni el siguiente: habría que esperar a Malasia 2015, con Alonso ya fuera del equipo. 

El Ferrari F138, nombre del monoplaza de aquel año, fue superado de manera notable por el Red Bull RB9 de Vettel, que a partir de ese momento no se bajó del podio excepto en el abandono del GP de Gran Bretaña, con un final épico de nueve victorias consecutivas para rematar el campeonato.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento