Saúl Craviotto y Mireia Belmonte serán los abanderados de España en los Juegos Olímpicos de Tokio

  • La Junta de Federaciones Olímpicas aprobarán la inédita decisión, que cumple con la paridad prometida en Tokio.
La nadadora Mireia Belmonte y el palista Saúl Craviotto
La nadadora Mireia Belmonte y el palista Saúl Craviotto
Archivo / EP

Los Juegos Olímpicos de Tokio serán distintos a los anteriores no sólo por las obligadas medidas sanitarias, sino porque serán los de mayor paridad de la historia. Por primera vez, todos los Comités Olímpicos tendrán una mujer (algo que no en todos los países ocurría), y esa igualdad se verá desde la misma ceremonia de inauguración.

Uno de los países que la mostrará será España. Según adelantó 'El Partidazo de COPE', la eterna discusión sobre quién será el abanderado español en la apertura de la cita olímpica se resolverá por la vía salomónica: serán los dos deportistas españoles más exitosos, Mireia Belmonte y Saúl Craviotto.

El próximo miércoles se aprobará en la Junta de Federaciones Olímpicas, a propuesta de la directiva del COE que ya lleva tiempo pensando en esta solución. Será la primera vez en la historia que España tenga dos abanderados.

La normativa del COE establece una regla básica para elegir a su abanderado: debe ser el deportista con mayor número de medallas olímpicas, y en caso de empate se decide por número de oros, platas y bronces. En este sentido, Saúl Craviotto es de largo el más exitoso con cuatro medallas: dos oros (Pekín 2008 en K2 500 y Río 2016 en K2 200), una plata (Londres 2012 en K1 200) y un bronce (Río 2016).

¿Por qué Mireia Belmonte y no Lydia Valentín?

El mismo número de mdallas tiene Mireia Belmonte, cuatro, pero en su caso son un oro (Río 2016 en 200 metros mariposa), dos platas (Londres 2012, en 200 metros mariposa y 800 metros libre) y un bronce (Río 2016 en 400 metros estilos). 

La polémica en el lado femenino está servida asunto de la abanderada, ya que también aspiraba (y presionaba) la haltera Lydia Valentín. La berciana tiene tres medallas olímpicas: un oro (Londres 2012), una plata (Pekín 2008) y un bronce (Río 2016). No obstante, en su caso se añade el valor de haber ganado dos de ellas gracias a las eliminaciones por dopaje de varias rivales, por lo que se ha convertido a su manera en una abanderada del deporte limpio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento