Manuela, una mujer de 93 años con principio de Alzhéimer, y un sueño: hacerse una foto con su ídolo Rafa Nadal

Manuela, la aficionada a Nadal
Manuela, la aficionada a Nadal
Mutua Madrid Open

Una de las realidades más dolorosas a las que se enfrentan los enfermos de Alzhéimer es el miedo a perder los recuerdos sobre sus pasiones. Lo que para el resto es una afición, para ellos es un ancla a la realidad que separa la presencia y la ausencia de vida como la conocen. Por eso, Rafa Nadal tuvo a una aficionada muy especial viendo su vibrante choque contra Alexander Zverev.

Se trataba de Manuela, una mujer de 93 años que se aficionó hace mucho tiempo al tenis y, en concreto, al manacorense. Su nieto Carlos empezó una campaña en las redes sociales para promover que su abuela, con principio de Alzhéimer ya diagnosticado, pudiese conocer a su ídolo, porque ese era su sueño: verle en directo antes de que la enfermedad le fuera carcomiendo los recuerdos.

La organización se enteró de la noticia y se volcaron en ayudar a Manuela a cumplir ese objetivo. Tuvo la oportunidad de ver el partido en directo, en una inmejorable situación. No pudo celebrar la victoria de su ídolo, pero desde el primer momento se movieron los hilos para que pudiese conocerle.

La mujer, ilusionada desde el mismo momento que pisó la Caja Mágica, aplaudió con fervor cada punto y bola de Nadal, así como animó en los momentos más complejos. Incluso cuando el manacorense se fue cabizbajo al vestuario, Manuela no dejó de animarle.

"Me ha hecho más ilusión que si me regalan un jamón", decía Manuela en TVE instantes antes del partido. "Siempre me ha gustado verle. Hasta que no acaba, no me acuesto. Aguanto porque no me duermo", contaba, ilusionada. "Como si fuera un hijo mío. Me haría la ilusión más grande de mi vida si tuviera algo de él", contaba.

Un rato después del partido, una vez que Nadal cumplió con sus compromisos con la prensa y se cambió de ropa y demás, acudió a la llamada de Manuela. Sólo por su brillo en los ojos, mereció la pena la campaña.

Dentro de un tiempo, Manuela no recordará estos momentos, por desgracia. Pero quedarán los vídeos y las fotos de un día que, al menos para su familia y en especial para su nieto, quedarán en la retina para siempre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento