La odisea de Marc Márquez: una caída espeluznante, tres operaciones y la oportunidad de agrandar su leyenda

El piloto español Marc Márquez rueda en los libres en Jerez
Marc Márquez
REPSOL MEDIA

Marc Márquez volverá a competir, por fin, en el Mundial de MotoGP después de un calvario que apartó al mejor piloto de los últimos años de la categoría reina del motociclismo durante toda la temporada 2020, cortando su racha de cuatro campeonatos del mundo consecutivos. 

Han pasado 8 meses y 25 días desde que Márquez sufriese un escalofriante accidente en el GP de España, la primera carrera del Mundial de 2020, que terminó siendo también la última del piloto de Cervera, y el '93' ya encara las horas finales para volver a la competición este mismo fin de semana. Una prueba de superación que ha logrado dejar atrás a base de "TRABAJO", con mayúsculas, como lo describió su fisio esta misma semana.

En aquella fatídica carrera en Jerez el español se fracturó el húmero derecho tras una caída en la vuelta 22 tras una impresionante remontada, después de que la rueda de su hombro impactase contra su brazo. Dos días después, el 21 de julio, fue intervenido por primera vez para solventar la rotura con una placa de titanio y poder volver lo antes posible, hasta tal punto que fue declarado apto para el GP de Andalucía el día 24, aunque su brazo no resistió.

La situación de su brazo no mejoró y a penas dos semanas después tuvo que volver a pasar por quirófano por una acumulación de estrés que provocó que la placa de titanio se rompiera. A partir de entonces el equipo médico y Márquez decidieron "modificar el plan previsto" y tomarse las cosas con más calma, informando de que estaría de recuperación, por lo menos 2-3 meses, pero aún con la esperanza de que pudiera disputar alguna carrera en 2020.

Pese a comenzar a entrenar desde su casa en septiembre, dos meses después se confirmó que Márquez no correría hasta 2021 para volver al 100% en lugar de arriesgarse a sufrir una recaída en un Mundial al que ya no podía aspirar. Sin embargo, la situación seguía sin mejorar y el húmero no cicatrizaba, y le obligó a operarse por tercera vez en diciembre, con una recuperación prevista de seis meses.

Sin embargo, con el 2021 llegaron sus buenas noticias. Las revisiones comenzaban destapar la evolución de su hueso y el optimismo crecía, pero Marc se lo tomaba con paciencia, asegurando a finales de febrero que todavía "no sabía cuando estaría preparado para volver". No fue hasta marzo cuando volvió a subirse a una moto y se esperaba que pudiese estar en la primera carrera del Mundial de 2021. 

No obstante, la prudencia volvió a primar y el equipo médico le recomendó que no arriesgase en la primera carrera del campeonato. Tampoco lo hizo en la segunda, pero el pasado 10 de abril se confirmó la noticia que los aficionados al motociclismo esperaban: el pentacampeón está de vuelta.

"Es fantástico volver a estar aquí. Han sido 9 meses difíciles y ya ha llegado el momento. Mañana (por este viernes) voy a dar el paso más importante en mi rehabilitación. Estoy nervioso, tengo mariposillas en el estómago que no son normales en mí, pero en el FP1 se irán. Ya me he visto con el equipo, con los japoneses del equipo, y todos me han dicho que no me olvide que no tengo ningún objetivo este fin de semana. Estoy aún con la rehabilitación, que tiene un aspecto físico y mental", recordó el de Cervera en la rueda de prensa del GP de Portugal.

"Estoy nervioso, tengo mariposillas en el estómago que no son normales en mí"

No han sido meses fáciles, y Márquez confesó que incluso temió por su propia integridad futura. "Fue difícil tomar la decisión de no correr en Catar. Yo me sentía preparado, pero los médicos me recomendaron que no y han sido días difíciles. No sólo por las dudas de si volvía a competir, sino si tendría un brazo normal. Mi entorno me ha ayudado mucho a mantener la motivación", admitió.

Márquez tiene ahora ante sí el gran reto de recuperar el trono del motociclismo mundial tras una temporada entera de baja para hacer aún más grande su leyenda. No lo tendrá fácil, pues ya ha consumido dos de los tres 'ceros' que se pone como límite por temporada. Además, en un Mundial que se antoja muy competido, con las Yamaha de Viñales y Quartararo y las Ducati de Bagnaia y Zarco demostrando que quieren recuperar su prestigio en la clasificación.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento