El PP vasco acusa a Urkullu de usar la pandemia como excusa para evitar que España juegue en San Mamés en la Euro

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en el pleno de control al gobierno, en Vitoria
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en el pleno de control al gobierno, en Vitoria
GOBIERNO VASCO

La situación epidemiológica que atraviesa el País Vasco y las medidas que ha tomado el Gobierno de Iñigo Urkullu complican mucho que el estadio de San Mamés pueda ser una de las sedes de la Eurocopa.

La RFEF ya emitió un comunicado apuntando directamente a la Lehendakariza como culpables de que no puedan abrir sus puertas a 13.000 espectadores como inicialmente habían previsto, y la situación ha quedado en el aire. La UEFA establece como requisito imprescindible para ratificar la sede que permita público en sus gradas: si no hay aficionados, no hay sede.

El Gobierno del País Vasco establece siete requisitos a cumplir para permitir que San Mamés tenga público, entre los que destacan dos que son los que la Federación Española ven imposibles de cumplir: es que un 60% de la población del país esté vacunada y que la incidencia sea menor a 40 casos por cada 100.000 habitantes. A dos meses vista, estas cifras parecen ciencia ficción.

Para el PP vasco, estas medidas de Urkullu tienen que ver con la cuestión nacionalista más que con la seguridad sanitaria de la región. Según Raquel González, presidenta del PP de Vizcaya y portavoz del Ayuntamiento de Bilbao, el presidente "intenta deshacerse de la Eurocopa por la alergia que tiene a la marca España". Además, califican de "leoninas" estas condiciones. "Son excusas y la manera de quitarse de en medio la Eurocopa que es lo que quería desde el principio", afirmó.

La propuesta remitida a la UEFA se mantendrá firme por parte del Ayuntamiento, y desde Bilbao confían en que se desbloquee la situación para avanzar en la organización del torneo. España tiene previsto, en teoría, disputar su primer partido allí el 14 de junio contra Suecia. Otras ciudades sedes, como Dublín, ya han advertido que no van a abrir sus estadios al público en esta Eurocopa, diga la UEFA lo que diga, lo que de facto implica que renuncian.

El organismo europeo, de momento, guarda silencio. Si varias sedes previstas anuncian que no tendrán público, el sueño de ver una Eurocopa pancontinental con sedes en España, Italia, Gran Bretaña, Francia o Alemania se diluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento