El 'Big Data' del Manchester City, un método basado en el análisis estadístico al estilo Moneyball que ya triunfó en el béisbol

Kevin De Bruyne celebra un gol con el Manchester City.
Kevin De Bruyne celebra un gol con el Manchester City.
DPA vía Europa Press

El Big Data ha cambiado el deporte tal y como se conocía hasta hace años. Tanto como para algunos equipos se fíen de los números y la estadística avanzada hasta el punto de ser factor determinante a la hora de fichar jugadores o confeccionar plantillas. El último caso ha sido el del Manchester City de Pep Guardiola.

El club inglés ha fichado a varios astrofísicos para su ‘área de datos’. Según el Daily Mail, estas incorporaciones trabajarán para los 10 clubs del City Football Group y analizarán todas los movimientos de los futbolistas sobre el terreno de juego mediante tecnología de grabación 3D. Algo que, según Brian Prestidge, director de tecnología del grupo, es un sistema con múltiples posibilidades. “Un entorno futbolístico basado en la física es un lugar para aprender a través de la simulación y para poner a prueba los conceptos tácticos de manera que sean lo suficientemente sólidos como para que un entrenador se juegue su carrera”, explicó.

Argumentos de peso y resultados sobre el papel

Pero la big-data no se queda ahí en el City. Kevin De Bruyne la utilizó para negociar su renovación. Contrató a unos analistas para que realizasen informes de su juego y su participación en el equipo. Con esa información bajo el brazo, prescindió de agente y trató directamente con el club, acompañado de un abogado. Sus argumentos, más allá de los resultados, fueron su potencial y su valor en el mercado en función de su rendimiento.

El “si te doy tanto, valgo tanto” esgrimido por De Bruyne le ha llevado a ganar 445.000 euros a la semana. Un futuro profesional en base a unos datos estadísticos que hablan por sí mismos y le sirvieron para subir su sueldo a aproximadamente 23 millones de euros al año. 

Este club está hecho para el éxito. Me ofrece todo lo que necesito para maximizar mis actuaciones, así que firmar este contrato fue una decisión rápida. Estoy jugando el mejor fútbol de mi carrera y sinceramente creo que lo mejor está por llegar. Ahora mismo estoy centrado que alcancemos nuestros objetivos esta temporada. Nuestros resultados han sido excelentes hasta ahora, pero tenemos que asegurarnos de que acabamos la temporada con los trofeos que merecemos”, declaró De Bruyne tras la rúbrica.

Un modelo tomado del béisbol norteamericano

La película Moneyball, protagonizada por Brad Pitt puso en el mapa a un Billy Beane que quiso revolucionar el béisbol. Como general manager de los Oakland Athletics, Beane se alió con un economista de Yale para dar forma a los A’s para la temporada 2002. Ambos crean una plantilla basada en el potencial y la producción estadística dentro del terreno de juego de sus componentes, muchos de ellos infravalorados en otros conjuntos o considerados jugadores de relleno.

Gracias a este método, los A’s pusieron su nombre a un récord de 20 victorias consecutivas en la Liga Americana y se metieron en la postemporada, perdiendo en primera ronda. Pese a esa derrota, el método de Beane llamó la atención de los potentes Boston Red Sox, que le hicieron una oferta de 12.5 millones de dólares por temporada que le hubieran convertido en el general manager mejor pagado de la historia del deporte. Billy rechazó la propuesta de los Red Sox, que emplearon el sistema basado en la Big Data por su cuenta y se proclamaron campeones de la MLB en 2004, ganando sus primeras Series Mundiales desde 1918.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento