Los 5 problemas que debe resolver Alpine para que Alonso y Ocon puedan luchar por los podios este año

Fernando Alonso, durante el GP de Bahréin
Fernando Alonso, durante el GP de Bahréin
AFP7 vía Europa Press

El envoltorio de un sándwich tapó los frenos del Alpine de Fernando Alonso, pero también un análisis más serio acerca de las serias deficiencias del monoplaza azul. Tanto Fernando Alonso como Esteban Ocon mostraron su decepción, que no por prevista (ya en los test avisaron), deja de ser menos preocupante.

Que el objetivo primordial del proyecto sea 2022 no debe hacerles olvidar que aún tienen que disputar una temporada de 23 carreras. Todos los equipos tienen una mirada puesta en el cambio normativo y sin embargo no se olvidan del presente. Sólo en la primera carrera ya se han visto cinco problemas concretos de rendimiento que han de analizar.

Motor

No es la primera vez que Fernando Alonso lleva un coche con desventaja de motor. En sus tiempos de McLaren llegó a calificar el propulsor Honda (irónicamente hoy es el más fuerte) como "motor de GP2". Sin llegar a ese punto, en Bahréin se vio claramente que el Renault E-Tech que lleva el A521 en sus tripas está un paso por detrás del Mercedes, el Ferrari y el propio Honda. En luchas cuerpo a cuerpo, Alonso sabe defenderse bien, pero en cuanto llegan a las rectas, se queda sin armas. Prueba de ello es la refriega con Carlos Sainz y Sebastian Vettel: el perdedor fue el asturiano. Renault, a diferencia de los otros tres motoristas, sólo se suministra motores a sí mismo.

Sistema eléctrico

Sin ese surrealista problema con el envoltorio de un bocadillo, ¿habría puntuado Fernando Alonso en su vuelta a la Fórmula 1? La respuesta la dio él mismo después de la carrera: "posiblemente no o habría estado muy justito". El motivo es que detectaron una avería en las baterías que no llegaron a concretar, pero que les habría dejado en situación de desventaja para pelear en esa intensa zona media entre el 8º y el 12º puesto. Nunca mejor dicho: deben ponerse las pilas.

Comportamiento general

El ligero cambio de normativa que han introducido este año en todos los F1 como prólogo al que viene en 2022 ha consistido, básicamente, en recortar el suelo del fondo plano en la parte trasera de los coches para quitarles carga aerodinámica. Ha supuesto una revolución casi inesperada. 

Mientras que algunos equipos se han sabido adaptar, caso de Red Bull, otros como Mercedes y sobre todo Alpine o Aston Martin sufren mucho. Sus monoplazas son nerviosos, sobreviradores y muestran dificultades para mantener la trazada en cada vuelta. El A521 es uno de los que más se mueven y eso es un serio problema

Cambios de neumáticos lentos

Puede resultar un tanto exagerado considerar lento un cambio de neumáticos de 2,51 segundos, pero en comparación al resto de equipos, Alpine lo es. En Bahréin, el pitstop más rápido de la carrera fue de Red Bull, cuando cambió los neumáticos de Max Verstappen en su segunda parada en sólo 1,93 segundos. La más rápida de Alpine fueron esos 2,51 segundos en la primera parada de Alonso, que además fue la primera de la carrera, pero sólo la 14º en esta particular clasificación. Ese medio segundo es crítico.

La clasificación del sábado

Perogrullada: cuanto más arriba se salga en carrera, menos rivales a adelantar. Los problemas generales de comportamiento del A521 se notan más en la clasificación, donde necesitan colocar todo en perfecta sincronía para hacer una buena vuelta, que en carrera, donde las circunstancias pueden beneficiar (una buena salida, como la de Alonso) o perjudicar (el golpe que le dio Vettel a Ocon al final de la carrera). Mejorar a una vuelta y ser firmes candidatos a Q3 en cada Gran Premio es un objetivo necesario y urgente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento