Alonso, KO en un GP de Bahréin épico que se llevó Hamilton sobre Verstappen

Fernando Alonso, en los boxes durante el GP de Bahréin
Fernando Alonso, en los boxes durante el GP de Bahréin
Alpine F1 Team

La temporada 2021 ha arrancado con una victoria épica de Lewis Hamilton sobre Max Verstappen, que protagonizaron un duelo hasta el último giro. El heptacampeón tuvo que sudar mucho para imponerse al gran dominador del fin de semana, con polémica: el de Red Bull acabó cediendo por orden de la FIA tras pasarse los límites de la pista en el adelantamiento final. Valtteri Bottas, tercero sin mayores problemas ni protagonismo alguno.

Para los españoles fue una prueba agridulce. Fernando Alonso acabó antes de tiempo en su regreso a la competición donde se convirtió en leyenda por una avería en los frenos de su Alpine que, aún así, no mostró nada de ritmo. Carlos Sainz, en cambio, sí llego a puntuar.

Mazepin no defrauda

Tras la salida, que tuvo una vuelta extra por un problema eléctrico que dejó a Sergio Pérez tirado en la vuelta de formación inicial, se produjo el primer incidente del año, que ni cotizaba que iba a ser suyo: Nikita Mazepin duró dos curvas antes de estrellarse él solo

Por delante, Verstappen sostuvo el liderato pese a los ataques de Hamilton. Su compañero Valtteri Bottas demostró que no sabe salir bien y se vio superado por Charles Leclerc, mientras por detrás el espectáculo lo ponía el 'oxidado' Fernando Alonso.

Como avisó el día anterior, iba a atacar en la salida y vaya si lo iba a hacer. Ganó dos posiciones en los primeros metros, mientras Carlos Sainz los perdía por un toque con Lance Stroll. El coche de seguridad salió por el incidente de Mazepin, y calmó los ánimos tras una frenética primera vuelta.

Tras otro momento de 'virtual safety car' por un pinchazo de Pierre Gasly, que estaba entre los cinco primeros, Alonso aguantó en esa séptima plaza a rueda de Daniel Ricciardo con el McLaren, aunque pronto se vio obligado a mirar por los retrovisores.

Y es que Stroll, con un Aston Martin bastante más potente que el Alpine, le arrebató esa 7ª plaza, algo que le vino bien a Carlos Sainz para acercarse al monoplaza francés. El ritmo del coche galo hizo que fuese el primero en abrir la ventana de paradas en boxes, lo que a la postre fue clave.

Y es que por pura estrategia, Alonso ganó la posición perdida con Stroll y cuando acabó el turno de cambio de neumáticos. Se puso a rueda de Ricciardo, en una pelea más que intensas por la sexta posición, aunque al final todo se recolocó de nuevo. 

Por delante, Hamilton metió un órdago: montó neumáticos duros en su coche para ganarle la ventaja a Verstappen, que tardó mucho en hacer su parada... pero decidió usar medios, con el objetivo de jugársela con un compuesto más blando que el del heptacampeón.

Vettel y Alonso reviven viejos duelos... que gana Sainz

Como salió desde atrás, Sebastian Vettel estirando los neumáticos y su primera parada se convirtió en un rival inesperado para Alonso y Sainz, y protagonizaron una gran pelea durante unas cuantas curvas.

La mayor potencia del Aston hizo que el tetracampeón se impusiera al español... al menos al de Alpine, porque quien más ganó del duelo fue Sainz, que con el Ferrari les ganó a ambos la octava plaza.

Haber atacado el primero con la estrategia hizo que Alonso perdiese mucho ritmo. Según se cruzó el ecuador de la carrera, el asturiano empezó a ceder posiciones, primero con Raikkonen y luego con Tsunoda.

Abandono: Alonso se queda sin frenos traseros

Todo iba relativamente bien para Alonso hasta que empezó a ir mal. La falta de ritmo de Alonso empezó a ser poco habitual. En cada curva que tenía que luchar o defenderse frente a otro piloto se le veía con serias dificultades para meter el coche en el vértice.

El motivo de estos problemas se descubrió en torno a la curva 33: se había quedado sin frenos traseros. Le avisaron por radio y el regreso de Alonso a la F1 acabó de manera anticlimática, entrando en boxes para abandonar por primera vez en un GP de Bahréin.

Hamilton y Verstappen se juegan la victoria

La diferente estrategia de Hamilton y Verstappen hizo que el neerlandés se viera forzado a luchar por la victoria en la misma pista. El primero en hacer las segundas paradas fue el heptacampeón, lo que permitió al de Red Bull, gran dominador del fin de semana, afrontar la recta final de carrera con los neumáticos mucho más jóvenes.

Ambos con duros, Verstappen dejó claro que iba a ir a por todas: en apenas dos vueltas le sacó dos segundos. El ataque era total.

Por detrás, los Aston Martin volvieron a ser protagonistas. Primero, porque Vettel se llevó puesto a Ocon a final de recta e incomprensiblemente se quejó de que el francés se había movido, cuando no era así. Después,  Sainz empezó a cocinar el final de carrera con mucha inteligencia y, con cuidado, se quitó de encima a Stroll para ponerse octavo y buscar el 7º puesto final.

Las últimas vueltas fueron de infarto entre Hamilton y Verstappen. El de Red Bull empezó a comerle ventaja al de Mercedes hasta el punto de adelantarle, pero devolvió la posición al heptacampeón por orden de la FIA y al final no pudo regresar a la batalla. Hamilton se llevó el duelo... aunque no sin polémica.

Esta es la primera victoria de Hamilton en la primera carrera del año desde 2015, aunque eso no significa ni mucho menos que vaya a ser campeón al final del año. Lo que sí está claro es que esta temporada, al menos, habrá pelea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento