El Granada pierde en el campo del Molde, pero se mete en cuartos de final de la Europa League

Yangel Herrera, jugador del Granada
Yangel Herrera, jugador del Granada
EFE

El Granada cumplió su cometido en el campo del Molde y cerró la eliminatoria de octavos de la Europa League que tenía muy bien encaminada gracias al 2-0 del partido de ida.

Un tanto del defensa Jesús Vallejo en propia puerta, al filo de la media hora, permitió colocarse por delante en una primera mitad equilibrada a los noruegos, que tuvieron ocasiones en el segundo tiempo para igualar la eliminatoria.

Sin embargo, el veterano delantero Roberto Soldado aseguró el pase de los rojiblancos con la diana del empate en el minuto 72, aunque al final el Molde se llevó el triunfo gracias a un gol de Eirik Hestad de penalti.

Pese a la ventaja de la ida, el Granada empezó bien el partido y estuvo cerca de marcar en los primeros compases con una buena llegada del brasileño Robert Kenedy, que pisó el área rival algo forzado para rematar fuera ante el portero.

El Molde, que mejoró con el paso de los minutos a partir de la posesión de balón, respondió con un chut de Eirik Andersen, que tiró mal cuando estaba en una franca posición para marcar.

La primera parada del sueco Andreas Linde se produjo ante un disparo lejano de Ángel Montoro, que canalizó el juego ofensivo de un Granada que trató de prolongar sus acciones de ataque y de dormir lo máximo posible el encuentro.

Kenedy coronó una buena acción personal con otro tiro lejano que se marchó desviado, poco antes de que el Molde marcara el 1-0, en el minuto 29, con un gol en propia puerta de Vallejo al despejar mal un centro lateral del incisivo Marcus Pedersen.

A renglón seguido, el portugués Rui Silva evitó que los noruegos igualaran la eliminatoria con una gran parada tras un remate a bocajarro de Eirik Hestad tras cazar un rechace dentro del área.

El Granada reaccionó bien y estuvo cerca del empate antes del descanso, primero con un cabezazo del francés Maxime Gonalons y después con un disparo demasiado cruzado de un activo Kenedy, el mejor jugador granadinista del primer tiempo.

La segunda parte comenzó igualada, pero con varias llegadas peligrosas de los nórdicos por mediación de Eirik Andersen, del islandés Bjorn Sigurdarsson y de Fredrik Aursnes.

Replicó Montoro con una volea desde fuera del área que se marchó desviada, aunque el rojiblanco más activo era Rui Silva frenando con sus paradas las acometidas de un Molde crecido, mejor colocado en el campo y que creía más que nunca en igualar la eliminatoria.

De hecho, el meta luso evitó el 2-0 al salir vencedor en un mano a mano ante el marfileño Datro Fofana mediado un segundo tiempo de mucho sufrimiento para el equipo español.

El partido se abrió más que nunca y poco después fue el otro portero, Linde, el que salvó al Molde en un remate a bocajarro del venezolano Yangel Herrera.

El internacional 'vinotinto' se vistió de asistente a 18 minutos del final al poner un balón perfecto a Soldado, que llevaba poco tiempo en el campo y conectó un cabezazo perfecto que supuso el 1-1 y certificó el pase del Granada a los cuartos de final.

El encuentro y la eliminatoria se acabaron con este tanto de Soldado, pese a que los noruegos buscaron con ímpetu, al menos, ganar el partido ante un Granada que se limitó a esperar el paso de los minutos para poder celebrar su enésimo gran logro de los últimos meses.

Un tanto marcado por Eirik Hestad al transformar en el minuto 90 un penalti cometido por el camerunés Yan Eteki llevó al marcador el 2-1 final, aunque Kenedy mandó un chut al larguero que pudo suponer el empate en el tiempo añadido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento