Messi claudica frente a Mbappé en su ¿último? partido de Champions con el Barça... y con el PSG suspirando por él

Messi, durante el PSG - Barcelona de Champions
Messi, durante el PSG - Barcelona de Champions
EFE

Más allá de quién gane esta Champions League, la temporada 2020/21 de la competición de clubes por antonomasia ha dejado a dos grandes ganadores y dos grandes perdedores. 

Uno es Erling Haaland, que se ha destapado como el 'killer' que cualquier equipo añora, y el otro es Kylian Mbappé. Se les pedía grandes noches, y ambos las han tenido, quizá más (en el conjunto en la eliminatoria) el noruego que el francés.

Los perdedores han sido, precisamente, los que van a tener que ir evacuando el trono del fútbol mundial para cedérselo a estos jóvenes diamantes. Cristiano Ronaldo completó otro desastre en la Champions y van tres seguidos desde que dejó al Real Madrid y el otro es Leo Messi.

La caída del Barça en octavos se ha producido, además, contra el PSG en el que milita de momento Mbappé y el francés ha sido el gran causante de su eliminatoria. El argentino, catorce años después, no estará en cuartos de final de la Champions, esa 'copita linda' que se le sigue resistiendo al Barça año tras año.

La despedida de Messi de Europa ha sido agridulce. Por un lado, ha demostrado que aún tiene calidad para aburrir con un golazo por toda la escuadra. Por otro, que los penaltis siguen siendo su talón de Aquiles (como el legendario héroe griego, también tiene fallos). Mientras, Mbappé, le ha metido cuatro goles en dos partidos, y uno de ellos desde los once metros. Él, a diferencia del '10' barcelonista, no erró.

¿La despedida del Barça?

Messi no volverá a jugar esta temporada la Champions y quién sabe si vuelve a Europa defendiendo los colores de su vida. La llegada de Joan Laporta ha aclarado mucho el panorama y su imagen votando se ha leído como una seña inequívoca de que tiene interés por el club blaugrana más allá de lo que pase en el terreno de juego, pero no todo depende de las ganas. 

Las arcas culés están temblando aún y buena parte de esos problemas se ahorrarían quitándose de encima la ficha de Messi. El dinero no es un problema, se han apresurado a afirmar, pero la solución tampoco.

Aquí es donde el PSG puede ser su salvación. Músculo económico no les falta, máxime si en el efecto dominó se va Mbappé (el Real Madrid supira por él... y por Haaland), lo que le permitiría cuadrar las cuentas. Messi está siendo tentado por amigos que tiene en ese vestuario, desde su compatriota Di María hasta su excompañero Neymar, y la presencia de Mauricio Pochettino también es un factor a tener en cuenta.

Sin embargo, si el proyecto deportivo que le presentan le atrae, quizá se replantee lo que hace unos meses era una marcha segura. En los últimos partidos, el Barça ha mejorado su imagen. La derrota contra el PSG ha sido dura, pero lo visto en la vuelta no tiene nada que ver con lo visto en la ida: más posesión, más ocasiones, más control... más Barça. 

El propio Ronald Koeman le dejó caer tras el partido que en el Camp Nou aún tiene mucho que aportar. "En general Leo veo desde hace tiempo que el equipo va a más. Con los cambios que hemos hecho, con jóvenes con calidad y futuro, no creo que sea cuestión que tenga dudas con este equipo", opinó el neerlandés.

El Barça aún tiene dos títulos en juego, LaLiga y la Copa. En el primero está a expensas de lo que aguante el Atlético, con un duelo entre ellos de por medio, y el segundo sabe a segundo plato frente al resto. Si Messi siente otra vez el 'picorcillo' de sentirse importante en el Barça, quizá el PSG (ni el Manchester City, ni...) no cumpla su anhelado sueño de ver a la Pulga en el Parque de los Príncipes pero como jugador local.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento