Indignación en el deporte por dos jinetes montando un caballo muerto que ya están siendo investigados

El jinete Rob James sobre un caballo muerto
El jinete Rob James sobre un caballo muerto
Captura de pantalla

Incredulidad y enfado son las dos palabras que más se adhieren a los sentimientos que afloran en la hípica después de unas bochornosas imágenes que han visto la luz con dos grandes figuras de este deporte como protagonistas. 

Por un lado, circula por redes sociales el vídeo del jinete Rob James, ganador de Cheltenham en 2020, donde, mientras una grúa trata de remolcar el cadáver de un caballo muerto, el jockey "bromea" subiéndose en el lomo de este, como si le estuviera montando. Unas imágenes por las que la Junta Reguladora de las Carreras de Caballos de Irlanda ya está investigando y todo apunta a que preparando una sanción.

Más de lo mismo para el afamado entrenador Gordon Elliott, que en lugar de por un vídeo, está bajo la lupa por una foto similar a la de James, en la que también simula que cabalga a un caballo muerto. En este caso, el preparador, también investigado, quiso publicar un mensaje de disculpas en sus redes sociales.

"En primer lugar, me disculpo profundamente por cualquier ofensa que esta foto haya causado y puedo afirmar categóricamente que el bienestar de todos y cada uno de los caballos bajo mi cuidado es primordial y ha sido fundamental para el éxito", lamentó en un comunicado.

Sin embargo, su justificación no ha agradado ni satisfecho a nadie. "Estaba parado junto al caballo esperando para ayudar con la extracción del cuerpo, en el transcurso de lo cual, según cómo lo recuerdo, recibí una llamada y, sin pensarlo, me senté y cogí el teléfono", alegó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento