Paco Jémez salva la vida a un golfista que había sufrido un infarto

  • El entrenador, actualmente sin equipo, ha admitido que no había hecho nunca una reanimación y sólo tenía nociones.
  • "Nunca había sentido una satisfacción así", ha admitido.
Paco Jémez, entrenador del Rayo Vallecano
Paco Jémez, durante un partido
EFE

Paco Jémez se encuentra sin equipo al que entrenar, pero no sin hacer deporte. Entre otras cosas, practica una de sus grandes pasiones, que es el golf, y gracias a ello se ha convertido en un héroe.

Ocurrió el pasado lunes, en el campo de golf de A Zapateira, en A Coruña, donde se encuentra en estos momentos. Según ha relatado 'La Voz de Galicia', el exentrenador del Rayo Vallecano estaba cruzando hacia un hoyo cuando se encontró a varios ancianos asustados mientras otro se encontraba en el suelo tendido. Rápidamente fue a intentar ayudar, mientras los octogenarios llamaban a urgencias muy nerviosos: su amigo había sufrido un infarto.

Jémez se echó al suelo y comenzó a hacerle masaje cardiaco y ejercicios de reanimación, mientras por teléfono recibía instrucciones de un médico. En ese impás, acudió rápidamente otra golfista del club, enfermera, que se relevó con el exfutbolista para intentar salvar al hombre, que no respiraba ni tenía pulso.

Tras varios minutos, llegaron los servicios de urgencias que estabilizaron y evacuaron al octogenario, de nombre Ignacio, a un hospital, donde se está recuperando. Sin la rápida intervención de Jémez, posiblemente ese hombre no lo hubiera contado.

Jémez nunca había hecho una reanimación así, admitió en 'Tiempo de Juego' de la Cope. "Yo sabía hacerlo, me había interesado, pero nunca había tenido ocasión, por suerte. Nunca lo había hecho, pero me había interesado por si nos pillaba en un campo de fútbol y había que ayudar. El hombre está estable, está bien. Muy orgulloso y una satisfacción que no te puedes imaginar", señalaba el técnico canario, que ha podido hablar con el hombre infartado y que se encuentra estabilizado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento