Caster Semenya irá a la Corte Europea de Derechos Humanos para que le permitan competir en los Juegos Olímpicos

La atleta Caster Semenya, durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
La atleta Caster Semenya, durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Archivo

Caster Semenya va a ir hasta las últimas consecuencias para poder estar en los Juegos Olímpicos de Tokio. Según ha anunciado el propio gobierno sudafricano, la atleta va a acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos a pedir amparo para que le permitan ir sin tener que medicarse.

A día de hoy, la doble campeona de 800 metros en Londres 2012 y Rio 2016 no podrá acudir a la cita de este verano (si no se cancela) desde que World Athletics cambiara en 2019 la normativa referida al límite de testosterona: sólo pueden detectarse 5 nanomoles por litro de sangre en mujeres, salvo para atletas con desórdenes de desarrollo sexual o algún tipo de tumor que requiera un tratamiento hormonal.

Dado que Semenya supera este número con creces pero no entra dentro de esas excepciones, según la norma de World Athletics tendría que tomar medicamentos para reducirlo, a lo que se niega de manera tajante. Lo ha intentado con apelaciones a las más altas instancias deportivas, como el TAS, y también a la ordinaria en la Corte Suprema de Suiza y en ambos casos las perdió. Greg Nott, abogado de Semenya, ya advirtió tras este último revés que irían hasta Estrasburgo si hacía falta, como así será.

Ahora mismo, Semenya no forma parte del equipo olímpico de Sudáfrica por las "reglas e instrucciones", según ha señalado Beauty Dlulane, presidenta del Comité de Deportes, Arte y Cultura (equivalente al Consejo Superior de Deportes en España), aunque tratarán de que se revierta esta situación. "Las reglas perjudican injustamente a Caster y niegan sus derechos de participación y clasificación, y la opinión del Comité es que esas reglas son injustas", insistió.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento