Entrevista | Toni Freixa: “Hay dos propuestas con influencias políticas, la nuestra es independiente”

Toni Freixa, candidato a la presidencia del FC Barcelona
Toni Freixa, candidato a la presidencia del FC Barcelona
Miquel Taverna
Toni Freixa, candidato a la presidencia del FC Barcelona
Miquel Taverna

Se podría decir que Toni Freixa es el tapado en las elecciones del FC Barcelona. De los tres candidatos, fue el que menos avales aportó, pero una vez pasado el corte, el exdirectivo confía en sus posibilidades y se presenta como una opción diferente a la de sus dos rivales, Joan Laporta y Víctor Font.

El exdirectivo juega la baza de diferenciarse de sus rivales. Apasionado, sin pelos en la lengua y "muy futbolero", quiere dar la sorpresa el 7 de marzo

Según los avales, es el tercero en la carrera a la presidencia. ¿Se siente usted así?

No, de hecho el planteamiento de inicio de determinados medios de comunicación era que esto era una cuestión de dos y al final la voluntad del socio ha querido que nosotros seamos ese otro elegido para formar parte de esa fase final y en la que se puede diferenciar muy claramente que hay dos propuestas con muchas cosas en común en cuanto a influencias de grupos políticos, mediáticos e intereses que no son los del Barça, y la nuestra que es la verdadera candidatura independiente que tiene el respaldo de esa base de socios que cada día va creciendo más.

¿Se ve muy diferente a Laporta y Font?

Ellos tienen apoyos de determinados partidos políticos, de grupos mediáticos y empresariales, de agentes de jugadores... no se acaba de ver bien claro quién está detrás. En nuestro caso, somos una candidatura absolutamente independiente. En mi caso particular, tengo la experiencia de haber vivido la gestión del club desde hace muchos años y el conocimiento del barcelonismo que tan necesario es. Una persona que venga de otro sector y que haya tenido éxito empresarial no necesariamente es una garantía de que va a conocer y va a saber gestionar el club. Y un presidente que es conocido, que ya lo fue, que es el emérito al que se le respeta, pero todos sabemos cuáles son los riesgos de un club gestionado por esa manera de entender el Barça.

¿Le da miedo que el Barça esté demasiado politizado?

Lo que me preocupa es que el Barça no tenga la independencia de ser lo que toda su historia ha sido. El Barça ha estado siempre al lado del sentimiento de Cataluña y es un club catalán y catalanista, defensor de valores como la democracia y la libertad de expresión y eso debe continuar siendo así. Es muy complicado entender la historia de Cataluña sin contar al Barça, pero no tenemos que gestionar al club al servicio de los políticos, sean de un ámbito o de otro. Existe la tentación desde el poder político de instrumentalizar el Barça y hay que evitarlo. La forma de hacerlo es cuál de las tres candidaturas cuál de ellas no tiene ninguna influencia de poder político, está muy claro que es la nuestra.

Entiendo entonces que un día como el 1 de octubre de 2017, por ejemplo, con usted no habría posicionamiento.

El Barça tiene que tener un posicionamiento en base a las actividades del club, y lógicamente está el poder acompañar lo que ocurre en su entorno. No quiero hacer ahora una declaración de lo que rotundamente se hará o no. Lo que seguro que se inspirará la gestión es en el interés del club, no de un partido político.

¿Cuál es su proyecto económico?

La gestión de un club es relativamente sencilla para quien conoce el fútbol, para quien sabe de qué va un club de fútbol, no es tan complicado. Cuando sabes que el 70% de tú gasto se lo llevan los jugadores, te das cuenta de que lo esencial es que la gestión deportiva sea excelente, no gastes más de lo que puedas ingresar. Eso no ha sucedido y se ha agravado por la pandemia. Volvamos a una política deportiva adecuada y responsable, no comprometamos salarios a unos importes que no podemos asumir, un plan de choque que haga reducir el gasto y renegociar la deuda inmediata. Esto es absolutamente coyuntural, cuando finalice la pandemia el Barça tiene un potencial inmenso para recuperarse.

Hablando de mucho gasto en los jugadores... ¿cómo afrontaría usted la renovación de Messi?

Yo veo a Messi muy feliz esta temporada, cada vez más. Dudo mucho que (sea el dinero) lo que le vaya a hacer quedarse, después de 20 años...

Desde fuera del club hay mucho interés en que se vaya. Nos sentaremos con él para ver qué condiciones tendrá, en su conjunto. Él va a continuar.

Si Messi le dice que continúa con el mismo salario, ¿aceptaría?

Veo a Messi muy feliz esta temporada, cada vez más

Messi es muy inteligente y no va a plantear eso nunca. Él es del Barça, es consciente de la situación en la que se encuentra el club. Lo que él ha planteado siempre ha sido sensato y siempre ha generado mucho más de lo que al Barça le ha costado y va a seguir siendo así.

Cuando Messi mandó el burofax usted dijo que tras ver el contrato, estaba seguro de que no se podía ir gratis.

Cuando dije que había visto el contrato me refería a que había tenido conocimiento de su contenido. El contrato en mi poder nunca ha estado, ni en la pantalla de mi ordenador, simplemente me preocupe de saber si podía hacer eso y me quedé tranquilo al ver que no. ¿Lo que ha podido suceder? Quien ha querido hacer esto y quien lo ha publicado tiene la voluntad de hacer daño al club.

¿Koeman entra en sus planes?

Sí. He sido el único candidato que desde el primer momento dije que era una gran idea traer a Koeman. Ahora los otros dos también se suman. La idea la tuvimos desde el primer momento, con Lluís Carreras como director de fútbol de la candidatura. Estamos trabajando en recuperar esa identidad nuestra y con Koeman podemos recuperar esa manera de competir, jugar, contar con la gente de casa, fichar a gente de fuera que respondan a esos parámetros... estamos muy satisfechos del rendimiento que está teniendo el equipo con Koeman.

¿Está el Barça en disposición de fichar a un supercrack mundial? Sobre todo si se fuera Messi...

Muy pronto, sí. Además estamos convencidos de que esos jugadores sueñan con vestir la camiseta del Barça. Lo más importante no es tanto mercantilizar el fútbol y traducirlo todo en una cantidad de dinero que convenza al jugador. Aspiramos a que los jugadores tengan la ambición de jugar en el Barça para vestir su camiseta y formar parte de ese club que hace algo distinto a los demás.

¿Qué tiene usted planeado para Xavi Hernández?

Mi postura es la de respetar mucho a un emblema del barcelonismo, que está llamado a ser algún día entrenador del Barça. Nosotros hemos hablado con él y sabemos que no quiere ser General Manager, por lo que si se vincula a una candidatura habrá que definirlo. Xavi es del Barça, no es de nadie, seguro que en un futuro inmediato tendrá la oportunidad de volver al club pero respetando a las personas que están ahora mismo y que lo están haciendo muy bien.

¿Cómo es su relación con otro peso pesado del vestuario como Gerard Piqué?

Tengo una relación magnífica. Desde la junta de Sandro Rossell, en la que forme parte, que fue la mejor etapa en resultados económicos y deportivos, se cuente lo que se cuente, es un dato objetivo.

Hace unos días puso un tuit explosivo cargando contra el VAR.

Lo hice y lo borré porque consideré que no era una buena idea. Pero sí que aprovecho la pregunta para decir que considero que el Barça está siendo perjudicado sistemáticamente desde que volvió el fútbol tras el confinamiento. El penalti del día del Granada hay que tener ganas de pitarlo. No es un error.

¿Está en contra del Var o de quien lo maneja?

No estoy en contra del VAR. Cuando apareció creí que era una herramienta que evitaría errores garrafales, que daría mayor fiabilidad en la decisión arbitral. Hay que mantenerlo. Ahora, si el VAR se acaba utilizando para revisar lo que no es un error garrafal, o para que no intervenga cuando debe hacerlo, tienes la sensación de que el arbitro no es el que está en el terrenos de juego sino unos señores que actúan bajo unos determinados criterios. El VAR se ha convertido en una herramienta para legalizar la trampa.

¿Cree que los arbitrajes favorecen entonces al gran rival, el Real Madrid?

Es evidente, son vasos comunicantes. El fútbol está dividido entre Barça y Madrid, y cuando perjudicas al Barça es porque favoreces al Madrid, es así.

¿Cuál es su postura sobre la Superliga?

Creo mucho en que el fútbol tiene su base en la gente, no en el negocio. Los clubes tenemos una gran responsabilidad, no somos una empresa destinada a generar recursos para, al final, atender las desmesuras en la gestión. Crear una élite de equipos, sistema americano, liga cerrada, que genere muchos recursos... a mí como modelo no me acaba de apasionar, además del problema de enfrentar clubes con federaciones. Eso no está reñido con que la participación en nuestras competiciones, tanto liga como Champions, nos den el mayor rendimiento posible. Eso sí, la amenaza de la Superliga puede servir para negociar unas mejores condiciones. Pero no creo en convertir el fútbol en una élite empresarial, el fútbol es de la gente. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento