Un Athletic inspirado doblega a un Madrid sin ideas y jugará la final de la Supercopa

Benzema y Capa pugnan por un balón.
Benzema y Capa pugnan por un balón.
EFE

Sorpresa en la segunda semifinal de la Supercopa. Un gran Athletic superó al Real Madrid (1-2) gracias a dos goles de Raúl García que hicieron insuficiente la reacción de los blancos en la segunda parte. El campeón se despide a las primeras de cambio y las dudas aumentan para los de Zidane, que se quedan sin el primer título de la temporada.

Como había sucedido el día anterior entre Real y Barça, el partido no comenzó con una gran igualdad, con un Athletic valiente que fue a por un partido convertido en un intercambio de golpes. Y en esa batalla, el primero en golpear fue el conjunto bilbaíno, que encontró el premio a su presión asfixiante arriba.

Lucas Vázquez falló un pase en la salida y Dani García habilitó a Raúl García, que fusiló a Courtois.

El atacante navarro fue una pesadilla para los blancos. Omnipresente, otro disparo suyo casi se convierte en el segundo del choque. La réplica la puso Asensio con un par de disparos ajustados en las únicas llegas peligrosas del Real Madrid.

Otro error de Lucas Vázquez dio aún más ventaja al Athletic. El ayer lateral calculó mal en un salto de cabeza y después le hizo un infantil penalti a Iñigo Martínez con un claro agarrón. Raúl García, desde los once metros, no perdonó.

Tenía el Real Madrid toda la segunda parte para la gesta de la remontada, y el conjunto blanco dio un paso adelante. Eso sí, Muniain casi hace el tercero en un cabezazo que se fue fuera por poco.

De nuevo Asensio fue el más destacado en los madridistas, pero la suerte no estuvo de su lado. Una gran jugada colectiva acabó en el balear estrellando el balón en el palo y poco después un tremendo latigazo suyo golpeó con violencia en el larguero.

La insistencia blanca tuvo su premio en un gol de Benzema a pase de Casemiro tras una jugada colectiva. El árbitro había anulado el gol por fuera de juego, pero el VAR lo validó.

Villalibre pudo haber sentenciado el pase a la final para el Athletic, pero Courtois le ganó el mano a mano y dio algo de esperanza al Real Madrid, que se volcó al ataque a la desesperada, con Ramos de delantero centro en los minutos finales. La llegó a tener Benzema, que marcó, pero estaba en fuera de juego y ahí desaparecieron las esperanzas blancas, los bilbaínos eran los finalistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento